martes, 2 de enero de 2007

Volver a las andadas...

Creo haber referido en más de un post anterior que el año pasado escribí pocos poemas.

A finales del año, mientras estaba en la montaña, vino una nueva oleada de palabras que se querían salir. Me sentí raro escribiendo de nuevo, sintiendo otra vez la necesidad de articular de cierto modo lo que revolotea dentro de mi. Se los comparto como una pequeña promesa de que espero escribir mejor éste año.

He retomado mis lecturas de poesía (que había perdido el gusto por eso, cosa rara en mi) y nada pues, acá van estos primeros intentos de volver a una pasión de toda mi vida consciente (desde como los doce años leía poesía, aunque sin saber bien de qué se trataba ese bolado) y a un ejercicio de exorcismo constante desde mi adolescencia (14 años tenía cuando escribí un primer intento de poema, pésimo, por cierto).

Acá van, es solo un modo de comprometerme a soltar los demonios, no esperen que un corredor amateur haga su mejor tiempo después de casi dos años sin correr siquiera la cuadra detrás del panadero o el camión de la basura.



Voy trampeando
el atardecer se va
Nubes que lloran sangre rala
nada espesa:
sangre de cielo infectado
¡Podría morir al irse el ultimo tono!

Detengo sólo un soplo
Vos sabes que espero
esas nubes
para eructarlas
Y descosificar tu mirada


****************************

Apenas se:
El color de tus ojos
Como rodear tus letras

Poco mas sabe
una mosca atrapada
en el sueño de la telaraña:
dulce sueño del veneno

No saber
¿latimos?
¿fluimos en las venas?
¿ imaginarios pasajeros
de viajes sin destino somos?

Con tus manos - amarras
Yo, desvencijado velero
podré encallar en tus arenas.

Esperanza en la distancia

****************************

Después de todo
estás hecha de espuma,
arena y sueños salinos.

Soy un letargo
Algo que no has creido

Vos has salido a la luna
le debes la palida luz
con la que iluminas cual dia
los espacios oscuros
donde no anidan los rayos de la estrellas

Yo amontono letras
buscando llenar un vacío
intentando resonar como eco
Para que busques la fuente del sonido

Y asi alcancés a verme

****************************

Te he escrito éste poema
con mala intención
El poema ha de ir
directo a tus ojos

Siempre van más alla
de mis manos, de mi voz
las letras

El poema debe anidar en tus latidos
que cerrés los ojos
y no se te suelte del alma
talvez de mi queda algo encendido.

****************************

es el corazón moviéndose
intentando hallar el ritmo
para llegar a la sonrisa cómplice
y entrar en tu vida

****************************

Hace frio
el viento hace
bailar bossa
a los pinos
mis manos
no siguen su ritmo
el corazón detenido en cuatro letras
que apenas ha pronunciado
embrujo de mar y luna
en plena montaña.


Gracias por llegar hasta aquí sin reírse estrepitosamente.
Brillen, crazy diamonds.

Victor


P.D.: Se dice el milagro pero no el santo. Sólo puedo decir que insufla algo de vida a mis venas, y que no hay nada, sólo lo suficiente como para animarme a garabatear de nuevo.
E pur si muove!

2 comentarios:

sandra aguilar dijo...

rescato uno que otro verso, no completo, pero sí la imagen, que puede plasmarse de mejor manera al escribirla, en fin, nada que una buena limpiecita no pueda arreglar.

Victor dijo...

Largo es el camino a la victoria...