lunes, 8 de mayo de 2017

11 años

Este ejercicio de expresión propia cumplió 11 años hace un par de días. Valga la ocasión para desempolvar un par de recuerdos.

Creo que lo he dicho en otro espacio. Lo mejor de tener blog en todo este tiempo ha sido la gente a la que llegué por él. Más allá de tener la oportunidad de escribir, de decir lo que quiero decir y que nadie más puede hacer por mi, hacer este ejercicio ha sido una oportunidad de conectarme con otra gente y crecer.

Con los tiempos el internet y sus espacios sociales se han vuelto lugares bien hostiles  y de mucho show, de mucho postureo, pero hace ratos esto fue un chance de conectar con gente a la que da gusto conocer y que de otra manera no habría podido encontrar.

Hoy parecería que cuesta un poco más generar esa conexión. En la convulsión perenne de la polarización, la profundización de la violencia como característica de nuestra interacción social y que el reconocimiento en línea se ha vuelto un fin en sí mismo, la dinámica ha ido torciéndose. De ser un lugar al que veníamos de vez en cuando,  con gusto incluso por la oportunidad de compartir, internet se ha vuelto un flujo perenne que atraviesa nuestras vidas a través de la ubicuidad de un teléfono, cosas que ahora son una necesidad y no un lujo. Y ahora da miedo venir.

Si afuera, en la calle la hostilidad y la violencia dan miedo, acá no desaparecen. Se exacerban, se adornan, se les suma la suprema ignorancia con la que acostumbramos vivir y hacemos gala de ello. Y nos inundan, nos llenan las páginas hasta el cansancio, nos atosigan hasta el punto de callar a la sensatez.

Pero quedan siempre estos pequeños espacios. Por eso vale la pena mantenerlos vivos.


1 comentario:

Bolux Sv dijo...

Feliz cumpleaños
Desde que nació el caralibro los Blogs dejaron de ser lo que eran.
sin embargo los necios seguimos por estos rumbos
gracias por seguir con el blog
aunque sea un post al año no hace daño
jejejeje
Larga vida el blog
Slds.