jueves, 12 de octubre de 2006

Puede obviarse

Melancólico yo,
masturbo el dolor
me pongo una corona de recuerdos.

Humedezco las cadenas
nunca se herrumbrarán.

Corto las uñas para no rasgar las vestiduras.

Un desorden comprendido entre las cinco y las siete y media.
Como cuando bajaban los besos desde las columnas que sostenían el mundo.

Era entonces una canción dulce
para llenar de orgasmos
a las almohadas que cubren las albas paredes de mi habitación.

Desvencijado,
el reloj que se quedó sin tiempo,
yo, un mar que se revuelve en su eterno dolor de estómago.

Me hincho de pieles que no son mías.
Suelto las amarras utópicas,
las imágenes que se suceden,
los espasmos occipitales
contraigo estas manos ora vacías.




------------------------

¿Cómo se escribe un poema violento? ¿Se llena de hinchados y violáceos brazos alzados para siempre?

Vos venís llenando de sangre la pluma, herís a la página, le hacés transfusiones silábicas, le tomás el pulso, la torturás y la descabezás porque no te gusta sonar a un orondo señor aburrido.
Entonces ponés en la diana del poema cabezas caídas de su pedestal, dedos separados de los continentes, quemaduras en las casas de los caídos.

¿Cómo llenas esos espacios que quedan entre las lágrimas que forman ríos?

----------------






.Las palabras no van seguidas de puercos.
.Los puercos no son silencios.
.Yo no pude escribirme.
.Soy un cuerpo.
.Eramos.

2 comentarios:

Aniuxa dijo...

:O

Ixquic* dijo...

Víctor!!!
:0 (igual que aniuxa)

"Desvencijado,
el reloj que se quedó sin tiempo,
yo, un mar que se revuelve en su eterno dolor de estómago."

no tengo por ahora un calificativo... me ha gustado, lo imprimo y lo pego en mis apuntes de la vida. (un cuaderno que llevo desde hace años)
Gracias,
celebro tu existencia.
y gracias por tus comentarios