lunes, 30 de octubre de 2006

Everyday I have the Blues

Esto es algo rápido.
Amo la música, lo saben.
Nunca supe definir porqué me gustó el blues desde que lo escuché.
Sólo se que hoy tengo suficientes canciones como para escuchar un día completo de blues. Mucho BB King, mucho Stevie Ray Vaugh, algo de Muddy Waters, otro poco de Eric "Slow Hand"Clapton... mas y más intérpetes... uuuh... ¡exquisito!.
Éstas líneas que tomé del ensayo de Bruce Eder, Beginner's Guide and History -- How to Listen to the Blues, me hicieron ver algo de luz ahora. (el artículo completo está en allmusic, un excelente sitio, tipo IMDB pero en música)


The blues was peculiar, as music born of despair, which had the effect of making people happy. Gospel and spirituals had similar social roots, but worked differently, focused as they were on matters of redemption, damnation, and one's place in the cosmos -- blues was earthier, and frequently raunchier. Moreover, the blues had the effect -- in detailing a source of distress (frequently romantic in nature) -- of making the listener feel better; not uplifted, not "saved," but better, and always happier.
This was why Willie Dixon, perhaps the most renowned blues songwriter of the middle 20th century, always took exception to those people (especially Black listeners) who rejected the blues for being too sad or depressing. Quite the contrary, Dixon insisted, "The blues is happy music!"

And it's true -- if you listen to any good country blues from the 1920s or early '30s, or electric blues from the late '60s, it's almost impossible not to feel happy listening to the play of the words, the interweaving of the instrument and the voice, and the overall effect of the song. It's as though the song becomes the receptacle, psychically speaking, for whatever might be troubling the listener, or the composer.


P.D.: Son las 2:37 de la madrugada. Hace un rato, mientras me comía una mandarina, caí en cuenta que les debo la traducción del extracto del artículo para aquell@s que no entienden inglés. Espero hacerlo luego, ahorita ya es muy tarde para ponerme en ese trote, tengo reunión con mi asesor de tesis a las 8 AM. Salú.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Amo la música, lo saben."

Porque algunos blogers salvadroeños escriben como 'para un público'.

O sea, como esperando una reacción de los televidentes.

No lo entiendo.

Victor dijo...

Comentarista Anonim@:
Leer el perfil del autor del blog saca de algunas dudas.
Lo digo, pues, porque en el perfil señalo con claridad que uno de mis intereses es la música, de hecho lo pongo antes q las cosas sobre mi profesión. Eso dice algo, ¿no? si no, pues la lista de música favorita es lo bastante variada para hacerte la idea que soy un tanto melómano.
Respecto a cómo escribo, pues en mi caso (no puedo generalizar tal como vos lo hacés al respecto de la comunidad bloguera salvadoreña, sería bueno comparar si el fenómeno es endémico o si es algo más general...), es parte de mi estilo, en algunos posts doy por sentado que conocés algo sobre mí, o (esto es muy aventurado) que el post puede generar cierto interés como para ahondar más en lo que he escrito.
Pero más que ello, con el tiempo he tenido la suerte de contar con lectores intencionales que vienen cada cierto tiempo a ver mi blog, así como yo soy lector asiduo de bloguer@s como Mario, Ligia, Ixquic, Soy Salvadoreño, Aniuxa u otr@s. Con ellos se forma una suerte de relación que no logro definir del todo a través de los comentarios que hacemos a lo largo del tiempo. Me doy cuenta con ello que se mantienen pendientes de lo que escribo y por ello conocen algunos detalles que el lector primerizo no captará a la primera. Y frases así enfatizan esa relación especial que vos como blogger formás con tus lectores frecuentes.

Espero haber ayudado a satisfacer tu duda. Podés preguntar al resto de bloguuer@s salvadoreños, much@s contestamos comentarios que valen la pena. Suerte.

Saludos

Victor

Ixquic* dijo...

Yo creo que esto de los blogs como medio de comunicación personal y a la vez público, pone en debate esas dos cosas: público y privado.

A veces uno escribe para los demás, o escribe para sí, por desahogo o por las desesperadas ganas de discutir cosas de la vida, la política, sexo, las injusticias etc.

Yo leo constantemente a mucha gente, y me se sus perfiles y las circunstancias que ellos han permitido que conozca y así se construye algún tipo de relación.

A mi me gusta el blus también.
por cierto ya tenías ratos de no escribir.