sábado, 17 de junio de 2006

Esas costumbres

Hace un rato, mientras leía Jacintario, me dieron ganas de comentar su post del viernes. No sé si va a publicar mi comentario, pero me ha dado inspiración para interrumpir mi planeada rutina de acostarme temprano para levantarme a hacer oficio, etc. (cosa que de todos modos me va a tocar hacer) para ver a Brasil y contarles algo sobre mi.

Yo pienso que todos tenemos una o más de una costumbre peculiar, de esas que son algo difícil de confesar públicamente y que para aquellas y aquellos que padecen de incapacidad de autobservación o autocrítica, no existen. Estos rituales, suelen practicarse en ausencia de el resto de la humanidad, o cuando voluntariamente nos abstraemos de ella. En mi caso, para quienes me conocen, lo que voy a contar no es un secreto. Gracias a Dios, Vero lo soporta hasta el momento, y fuera de algunas posibles implicaciones a futuro, no constituye algo de lo que me arrepienta.

Para no darle más vueltas al asunto, les cuento lo que hago. Hice una pequeña investigación con mi progenitora para conocer la data de origen de dicha costumbre. He acá el diálogo: (- soy yo, y + mi mamá)

- ¿Lulú?
+ ¿Qué pasó?
- Mirá, ¿desde que edad leo en el baño?
+ Desde chiquito

Leer es algo que aprendí a hacer mejor que el resto de mis congéneres de preparatoria en más o menos tres meses, habiendo yo empezado tarde el año escolar... y cuya calidad en primer grado asombraba a mis profesores de primaria, que me llevabn a noveno grado a leerles en voz alta para que les diera pena (y de lo que ahora por fin me enorgullezco en contar).

Leer en el baño, según mi mamá es una costumbre que se desarrolló a la par de mis habilidades lectoras. Es decir, que desde que puedo leer, he leído en el baño. Esto para mi indica dos cosas: una, que me fascina leer; la otra es que tengo alguna cuestión no resuelta con el acto cagatorio. Y esto porque para mí es necesario, casi indispensable leer en el baño. Si no me acompaña un libro (leer poesía mientras excretás las heces es algo viciosamente sublime), me acompaña una revista (National Geographic, Geomundo - que ya desapareció - , Newsweek, Mens Health, Pc Magazine, y otras más), el periódico (el Colatino es el mejor para estos menesteres, por si a alguien le inspira intentar hacerlo), o si no leo las etiquetas de los jabones, la pasta de dientes, etc.

+ Como veías a tu papá, vos también lo hacías. Chucos.

Este hábito, dice la Lulú que lo heredé de mi papá, y que yo lo he llevado a cotas inalcanzables para mi progenitor. En algunas ocasiones hasta he escrito un poema en el baño y he tomado una foto del atardecer desde él. Y me encanta hacerlo (leer en el baño, no tomar foto... eso fue algo de una vez en la vida, pero que nunca olvidaré). Pero dice mi papá que mi ecléctico hábito me va a provocar hemorroides en mi adultez tardía, y yo me niego a creerle. Es que hacer eso es parte de mi idiosincracia, de mi modus vivendi.

Recuerdo la primera vez que fuimos con Gabriel a la Comunidad Segundo Montes en Morazán. En donde nos alojábamos, el servicio (una letrina abonera) nos quedaba algo lejos. La puerta quedaba viendo al poniente, justo ahí teníamos al Cacahuatique en todo su esplendor, y más abajo, veíamos el pequeño pueblo de Meanguera. Era una vista tan espectacular en sí misma; puta, pero lo mejor fue que quedaba justo frente a vos cuando estabas allí liberando lastre. Esa vez me llevé la poesía completa y comentada de César Vallejo. ¡Puta! era indescriptible ese gozo de ver ese atardecer, leer aquello de "Pienso en tu sexo. / Simplificado el corazón, pienso en tu sexo, / ante el hijar maduro del día... / Oh estruendo mudo / ¡Odumodneurtse!" y dejar caer aquello... Vaya que me estremezco de recordarlo. Quise inmortalizarlo con una foto. Al paisaje:



A Vallejo, lo he releído muchas veces; con gozo. Ese momento es inolvidable.

Y Uds. ¿Que hábito inconfesable tienen? Yo tengo otros que no confieso por ahora. Este lo puse porque es una suerte de tardío homenaje -extraño, si quieren- a mi papá (el hombre al que más me parezco en el mundo) en el día en que comercialmente se celebra su rol. De él puedo decir que es un gran hombre, tanto así yo seguiré sus pasos, no en la misma dirección, pero siempre firme en la lucha y buscando llegar a lo más alto.


P.D.: Me hicieron falta decir algunas cosas que no tenían nada que ver con el post.
  • Aniuxita, gracias por el señalamiento, los consejos y por darte un vueltín por acá. Tengo a mi Maya para proteger la casa. Otro día se las presentaré.
  • Manuel, ya sabés que siempre estamos con vos. Aunque todavía no podás subir bien las fotos al blog. Yo sé que el Peña mayor le va a pedir a Diosito que te ilumine y que te consiga una Vespa.
  • Feliz día del padre.Especialmente por aquellos que buscan llevar este título con honor: mi hermano Guidos y por aquellos que pese a todos los bemoles de las relaciones paterno filiales se les ama inconmesurablemente = TE AMO PAPÁ.

Gur morning.

6 comentarios:

manuel peña dijo...

que blog mas peladojajajaja, si yo algun dia tengo pisto, te patrocino un tu libro es q me llega su manera de escribir, como podes abortar ese tipo de temas tan originales men, jajaja

el mejor blogger para mi soso vos viejo jajajaja, y gracias por tu amistad men, como vos hay poco

Ligia dijo...

Jajaja, está genial este post. No hay nada como leer en el Trono; asaber qué tendrá ese lugar, que despierta la inquietud intelectual (como le gusta a decir a algunos catedráticos, "ese sería buen tema para la tesis"). Por cierto, ¿podría asumir que el contexto de la foto es alguna Marcha Blanca, e incluso que tu señor padre es doctor? Sé que alguien en mi familia lo conoce, pero fue una conversación que escuché hace largo tiempo (¡ish, todavía eras mi instructor!) y no recuerdo quién.

[P.D.: el de la carita ^_^ es Paul McCartney]

Victor dijo...

Si Ligia, allí se despierta en algunos la Tendencia Trascendente y la Pasión Intelectual (extraño no, yo puntué alto en esas dos dimensiones del Caracteriológico de Grieger, jeje).

Con lo de la tesis... creo que la alta jerarquía del Dpto. de Psicología diría que la propuesta está algo hecha mierda, ¿irónico, no?

La foto es de una marcha blanca, si; creo que es de la tercera. Y mi progenitor es Neumólogo - Internista. Generalmente toda mi familia, excepto por la Maya le acompañábamos en las marchas.
Un poco contraviniendo las recomendaciones de nuestro foráneo catedrático de Psicol. Social, pero ahí andaba haciendo aquella famosa seña con la mano cuando nos pasaban tomando fotos los del OIE.

P.D.: Cuando vi el 64 de tu post me cayó el veinte y dije... ya me jodió esta cipota...

Ligia dijo...

Jaja, de plano que me van a mandar a comer mierda si les salgo con esa propuesta tan creativa.
Creo que es mi hermano el que lo conoce, entonces; él también es internista. Puta, una gran onda las Marchas Blancas. Tiempos aquellos...

Aniuxa dijo...

El trono es lo máximo jijijiji

Aniuxa dijo...

Espero a la Maya