domingo, 23 de noviembre de 2008

El cuento del maitrito que quería sentarse en la municipalidá, los berrinches, las patas y otras tonteras.

Puesiesque había un paisito chiquitiyo, un cuis de pais al que te lo atravesabas en carro en menos de un día. Eso si no parabas a tomarte un agua'e coco y te tanatiaban todo los mañosos y se bombiaban tu urtomovil y te quedabas de irfeliz turis-turista.

Y en el mentado paisistiyo habíya de todas las carambadas ruines que dicen que puso nuestro Señor: abundaban los malacates, las bichitas panzoneadas por pura innorancia de como podían hacer para no salir panzonas, los concursos que copiaban otros concursos bayuncos y los presidentes que les hacían las marufiadas enfrente (¿verdá Paquito?) y se hacían los de los panes con frijoles, o los que dejaban que los diuniforme hicieran barbaritudes contra la gente, matanzingas de curitas estudiosos con regazón de sangre y después se lavaban las patas como el Puncio Pilatos de la época de Chus el Nazareno y su cherada apostólica .

En ese paisito habíya un maitrito negristiyo con cabeza gris que teniya tiempos de estar aplastado en un bolado al que le dicen por mal nombre "curul" y que dicen que a uno le pagan bien galán por irse a sentar ahí a hablar puras choreras o a pelearse como en el mercado pero con aire acondicionado y sin chuchos aguacateros con jiote. Y como se le habían aturrado las posaderas (las que estan al final de la espalda, no las viejitas que salen a pedir posada en Diciembre) vino y dijo: Vé yo le voy a quitar el sillón de la alcaldiya a la doctora esa y qué pues! Y entonces se montó en una bicicleta y se fue a bicicletiar por la televisión y a saludar bien galán a la gente que salíya en la televisión y la gente bien educada no le chiflaba la vieja ni le sacaba el dedo de enmedio cuando lo veían, chulada de pelicula que pasaban del maitrito bicicletero.


Entonces vino una vez y vio que en una plaza había una gran estaca ensartada que dicen que sirve para que de vez en cuando lleguen todos encopetados y encumbren la bandera nacional y le recen la oración de la bandera. Entonces como no la vio con la bandera dijo "¿Iiiiiissshhhh y porque está ese palo todo asoleado ahí sin oficio?, no hoy yo le voy a comprar una bandera cholotona para que quede bien tipería y no se vea solo el palo seco ahi". Y chazzz vino y un día llegó con el desfile del circo a poner la bandera y la puso. Entoin vinieron unos sus cheros del partido que le mientan y la quitaron de noche y le pusieron una roja del otro partido al que le cantaban de que iban a acabar en la tumba. Entoin vino el maitrito bigotudo y le agarró una gran zurrazón de la cólera porque le habían puesto la bandera de los enemigos de la libertá (quizás eran de Chalatenango los babosos, dijeron por ahi) y entonces del berrinche mando a hacer otra bandera más cholotona, la encumbró otra vez con el desfile de circo y la batucada que le mientan y dijo que el era la mera mengambreya para sentarse en la silla de la edilicia que tambien le dicen a la municipalidá que's también alcaldíya. A los diyas ya nadie se fijó - ni el maitrito ya recuperado del berrinche - que la dichosa bandera encumbrada ya parecía calzón viejo todo rotoso, y como de todos modos nadie le ponía atención a la estaca ya nadie dijo nada.

Como vio que la gente no decía que lo iban a dejar sentarse en el sillón y ya no podía encaramarse al curul de vuelta, vino y dijo: "Hoy si voy a joder a la maitrita esa, yo le voy a echar la culpa de la chuquedá que hay por todos lados y como a ella le toca andar haciendo limpieza se va a joder." Y chaz, vino y salió diciendo que los parques estaban chucos y que el los iba a dejar bien galán para andar pasiando y tmbién que les iba poner cámaras para que tomaran fotos y la gente no anduviera amontonandose en el parque cuando ya se hacía de noche.

Y como a la gente le valió sorbete que dijera eso tambien, y como tampoco le hicieron caso de que iba a ponerle tapaderas a las quebradas para que las agarraran de cancha la cipotada (como que no supiera que hoy solo en pleistechon piensan los monos, dijo una señora) entonces vino y le agarró otro berrinche peludo al maitrito y dijo, "no se vale, no me hacen caso estas gentes, chusma!". Y vino un maitrito y le preguntó que que pensaba de la gente y dijo "es que ellos eligen quien se sienta ahi con las patas, vaya!" y siacabuche.

*********

Al ir escribiendo esta crónica a lo Cuentos de Cipotes sobre Norman Quijano y su percepción de la ciudadanía de la capital a la que aspira gobernar por los próximos tres años, recordé aquella vieja fábula de Esopo la de la zorra que cuando no alcanzó las uvas que quería para quitarse la gran chillazón de tripas que tenía por el hambre, dijo que estaban verdes.

Eso y además que "Don Norman" es el típico ejemplo del ridículo polítiquero de caricatura que abunda en nuestro país y que piensan y actúan de modo parecido, y que aún tienen el descaro de hacernos patente el desprecio que sienten por nosotros, nosotros que podemos encumbrarlos a las sillas edilicias, presidenciales o a los curules o podemos mandarlos de una bendita vez por todas, a la mierda.

Feliz semana

Victor

9 comentarios:

Mente Ridícula dijo...

Por algún motivo, aquí hay políticos bien parecidos a éste que nombrás. Te tratan de negro, pero bien que cuando enfilan las elecciones, te buscan para el voto. En fin, más de cinco siglos igual

Victor dijo...

Mente: Lo más ridículo de todo es que no es en tiempos fuera de campaña diga este sujeto que los capitalinos y las capitalinas votan "con las patas", lo dice en pleno tiempo de campaña, aspirando a ganarse esa municipalidad. Parecería surreal, pero así es este "cuis" de país.

Te debo a vos y a los demás lectores y lectoras de fuera una breve explicación de algunas palabras, si te interesa alguna avisame.

Gracias por pasar.

Victor

Mente Ridícula dijo...

Hay varias palabras que no entendí, como "cuis", por ejemplo. Pero la idea se entiende, jeje, incluso me siento familiarizada con la situación.
¡Besos!

Hack Crow dijo...

por la pouta.... "sieso" es lo que el publico esperaba, leer un bolado asi de entretenido.
felicidades por ese cuentazo.

GeR0 dijo...

No sé si don Norman pensará que ya tiene ganada la Alcaldía que se puede dar el lujo de andar hablando así de la gente.
Pero bonito cuento, nada que ver con los cuentos del cipote ese bigotón que con sus planes ambiciosos, infactibles todos ellos.

Verónica dijo...

Fabulosa manera de regresar a la posteada. Felicidades por la inspiración.

quejoder dijo...

GENIAL, CIPOTE!
Me encanta ese libro. Pasa constantemente en mi psiquis silencio-como-pescado.

Aldebarán dijo...

Desde que leí este texto hace días, me gustó la forma original y amena que encontraste para compartirnos tu opinión sobre "el maitrito"

Me ha gustado más el otro post, en donde explicas muchas de las palabras que usas en este.

Felicidades, has escrito un post satírico con todas las de la ley

Liliana Moran dijo...

Gj