lunes, 3 de noviembre de 2008

Piezas para un retrato

Algo que escribió Lesliee en el twitter me dio pie escribir esto, que no va bien alla porque necesito decirlo con más que 140 caracteres.

Hace días reflexionaba sobre una especie de costumbre entre quienes hacemos nuestros blogs un modo de expresión personal, una suerte de diario de la vida, mas que un conjunto de anotaciones y comentarios sobre un tema específico. Me refiero a quienes vamos construyendo una especie de manifiesto personal público en nuestros blogs.

Me imagino que dentro de unos 250 años, si no nos hemos acabado el mundo de manera que nos sea imposible existir, para un/a antropólogo/a será mas fácil ver cómo pensábamos las personas de esta época. Dejamos plasmados en nuestros blogs de manera pública si nos gusta o no la gente intelectual, si nos apasiona bailar solos en nuestro cuarto, si nos alegra la gente o si somos antisociales de vanguardia.

Hoy que ya casi deja de estar de moda mediática la juventud - ya se fueron los presidentes y la Shakira, ergo, ya no vale la pena darle cuerda a los jóvenes - aprovecho para darle una pista a quienes piensen dedicarse en un futuro a estudiar las juventudes de hoy (hablar de una juventud es ilógico, dada la cantidad de expresiones de juventud que existen en la friolera de unos 3 millones de jóvenes apuñados en veintemil y pico de kilómetros): lean los blogs de quienes aún caemos en esa definición de jovenes. La riqueza de expresiones culturales, ideológicas, etc. es increíble. Y más aún es que sea público lo que antes se guardaba en cuadernos con candado. Para un antropólogo o un historiador del futuro va a ser cuestión de elegir lo más útil antes que hacer hallazgos al estilo de aquellos que encontraron el diario de una joven de la época victoriana o los que encontraron el diario pictórico de un cazador del Neolítico.

Un día de estos le decia a Sofi, que yo a mis 20 años no sé si hubiera sido capaz de escribir un manifiesto como el suyo. Pensando en lo que decia Lesliee podría iniciar con una afirmación como esta:

Mi mayor orgullo son mis amistades. Las que tengo, las que tuve, las que tendré. Lo que puse de mi en cada una de ellas es mi mayor obra de arte y lo que recibí de ellas el mayor tesoro que pude obtener.

¿Será relevante en un futuro para la humanidad? no sé y poco me importa lo que le parezca al resto del mundo de ayerde hoy y de mañana. Eso que resalté en mayor tamaño unas líneas arriba, soy yo.


Victor

4 comentarios:

Raúl dijo...

Me recuerda el dialogo de Mr. Holland Opus de Richard Dreyfuss. Lo deje en mi blog hace un buen rato. Está en archivos. En mi blog, lo más viejo es lo mejor. Por cierto q chivo q twitter deje este tipo de cosas. Saludos.

Victor dijo...

Raul, gracias por pasar. Leí lo que decís, pero no vi la película. Pero creo entender a que te referís. Leete mi entrada de mi cumpleaños de éste año, vas a encontrar algo similar.

Saludos

Victor

-Ma!uUu- dijo...

Me parece algo muy acertado...! una nueva razón para seguir fomentando lo cosechado hasta el momento.

Un gusto :)!

Victor dijo...

-Ma!uUu-: El gusto es mío, gracias por visitarme y espero que sigas viniendo.

Victor