jueves, 26 de febrero de 2009

Hablar de política y de cambios.

¿Hablar de política?

Soplan vientos de cambio en El Salvador. Y soplan más fuertes vientos que apestan a mierda. Insuflado por esos aires, tan enrarecidos cada día más, es difícil sentirse inspirado. Aún para hablar de política, como me es usual,  y es que de ahí viene ese tufo. Apesta a política de mierda, esa forma rastrera que tienen para intentar hacer funcionar la incipiente democracia del país.

Si, tenemos una democracia de mierda, movida por el pestilente impulso de quienes solo pueden aventar bajezas por todos los medios que tienen para expresarse. Aspirar eso todos los días, escuchar el ruido infernal de los spots donde se asusta con el petate del muerto, los spots donde se señalan las mentiras del otro antes que las verdades propias, los spots con promesas mentirosas (le vamos a construir casas a todo el mundo, comonó), los spots con programas con nombrecitos demagógicos, los spots, los spots...

No hay un condenado lugar en donde estemos libres de una campaña que hace ratos se volvió un lodazal apestoso. No tengo la captura de pantalla, pero hasta viendo en vivo el partido del Madrid el fin de semana en un sitio web, en el chat habían salvadoreños diciendo que Funes era así y asá y otros que replicaban que Rodrigo era no sé qué.  Siendo así, querido lector y lectora, ¿se sentirá con ganas de hablar de política?

Hablar de cambios...

Este post lo comencé el fin de semana. Pensando en unos cambios recientes que he dado en mi vida, pequeñas cosas que intento volver hábitos para tener una vida mejor, pensaba en los cambios que necesitan hacerse en el país.

Yo he sido siempre una persona que para dar pasos importantes, para asumir retos  necesito convencerse de ello, una vez convencido soy terco, persistente, incansable. El asunto es que para dar ciertos pasos, especialmente de cambio toca mover un montón de cosas al interior, cosas que talvéz han estado ahí por años y que necesitan moverse para dar fluidez a las cosas nuevas que pretendo hacer. Creo que todos tenemos un poco de eso, para hacer algunos cambios importantes toca reacomodar formas de pensar sobre algo, adecuar hábitos, abandonar otros. Cuando hacemos bien esos cambios vaya que se ven transformaciones increíbles, profundas y perdurables.

Pues pensaba en todo lo que hay que mover para hacer verdaderos cambios en el país. No hablo de cambios temporales de quien tiene el poder, hablo de algo mas allá. Qué habrá que remover, por ejemplo, para que haya participación ciudadana plena, esa que hace real la democracia. O qué habrá que remover para crear una institucionalidad fuerte, qué habrá que remover para que se asuma un proyecto de país que trascienda de los partidos políticos en contienda. Sin duda, esos cambios necesarios, los verdaderamente importantes, van mas allá de los cinco años que esté el presidente de turno. Requieren al menos que comencemos a pensar en ellos, aún si alrededor nuestro apesta a mierda y estamos en medio del fango. En medio de los pantanos crecen las flores de loto, así que no hay excusas que valgan.

Piense en esto y cuénteme qué preguntas o que cosas se le ha ocurrido que hay que mover en nuestra patria.

Feliz recta final de semana.

Victor

P.D.: Excuse lo soez, pero hay que llamar a las cosas por su nombre. 

7 comentarios:

[Alecita ♥] dijo...

A mi solo de pensar en política me da asco... Yo creo que con solo dejar de poner gente inepta en cargos claves haríamos mucho. Porque sé de personas que han tratado de dar un giro en las entidades donde han estado y con lo que los despiden es con una patada en el ass. Al gobierno le conviene tener al pueblo dandole atol con el dedo. Y eso funciona, el miedo es la mejor arma para mantener a la gente dormida.

ramblingsofaculturefreak dijo...

decis la verdad....la politica y las campañas...estan pura mierda. estoy harta de los spots asi que mejor paso viendo mis series online en lugar de ver tv.

Gero dijo...

La política esta hartando a la gente. La forma en que lo hacen es lo despreciable. En lugar de enfocar sus campañas en sus propuestas. Eso, a la larga, influye de forma negativa en la gente, impide que tomen decisiones de forma certera.
Es obvio que las campañas no se estan haciendo para mostrar lo malo que es alguien para que no voten por él, para ayudar a la decisión.
En lo personal, sería lo mismo que dice Ale, además de transparencia en todo sentido. Ese sería un inicio.
Saludos.

Clau dijo...

16 días y contando atrás
Según la tal ley que nadie cumple, no deberían ya de dejar de torturarnos con la propaganda? o hasta cuándo tienen?
Lo que me da lástima es que las elecciones a veces no nos hacen ir hacia adelante, sino hacia atrás, como decía Sandra de Barraza, lo que le cuesta al país capacitar gente, para que a los 3 ó 5 años los despidan y empecemos otra vez...eso es algo que debería cambiar, ver a la gente por su capacidad técnica y no por su color partidario.

Elena dijo...

Víctor, hace poco, y en dos pláticas distintas, habla con unos amigos sobre cómo este país es una mierda, es un expulsor de gentes.

Pero aunque sea una mierda uno tiene que quedarse a ver si hace algo. Mírá qué informal, vengo más tarde a contarte algo.

Elena dijo...

Hola, Víctor, voy a comentar sobre el país mierda y no por el contexto preelectoral.

Cuando doy clase de Historia, siempre pido a los estudiantes que analicemos el Poema de Amor de Roque. Esto quiere decir que lean cada verso y procuren encontrar bibliografia relacionada o, más bien, que los remita y les extienda o explique el verso. Históricamente, claro.

Bueno, el punto es que hacemos el ejercicio, y siempre al finalizar, yo pregunto: ¿Cuál creen ustedes que es el tema del poema?
Y ellos repiten (o al menos me ha pasado las dos veces que lo he hecho):los salvadoreños son trabajadores, son los hacelotodo-los vendelotodo.
Y de esa idea no los saco. Pero cuando vemos bibliografía por bibliografía, repito la pregunta.

Mi lectura del poema -que es más bien histórica, no literaria- es que Roque presenta a El Salvador como un país expulsor.
En las universidades, algunas materias hablan de migración postguerra. Que es la migración a EUA. Pero, siendo la humanidad una civilización evidentemente migratoria, Roque nos habla de más migraciones. Y son expulsiones. Eso creo yo.

Este país nunca ha creado las condiciones para que la gente pueda desarrollarse. Y tiene que huir.

Pues eso.
Que es triste.

Krosiska dijo...

Elena y Victor: realmente es lamentable todo lo que estamos viviendo como parte de este pais, tiene usted razon(Elena) en decir que estamos en un pais que no brinda muchas posibilidades de desarrollo, haciendo una mezcal con tu tema (Victor) esto no tiene nada que ver con que si un gobierno, con que si un partido politico o el otro, sino mas bien con la "cultura" de conformismo que los salvadoreños hemos adquirido con el paso del tiempo, somos llamados por Dalton los hacelo todo no por el hecho de ser capaces de hacer lo que sea por dignidad y sobrevivencia, sino mas bien por comodidad, no nos gusta sobreesforzarnos para lograr algo mas que un puñado de lastimeras soluciones. el cambio que necesita este pais no va a ser dado por un partido politico, (aun que asi lo pregone a los cuatro vientos y mas alla), porque el cambio no se limita a colores de banderas politicas, el verdadero cambio vendra cuando los salvadoreños tomemos una verdadera conciencia de lo que necesitamos para crecer como patria, como democracia y como personas individuales. No necesitamos de promesas partidistas sino de pensar en nuestro futuro con una tremenda conciencia, creyendo y tomando en cuenta la verdadera libertad y democracia y todo lo que ello implica.