lunes, 17 de agosto de 2009

De regreso a las andadas...

Un amigo compartía una frase de Woody Allen ahora, "La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema". Nada más cierto en estos momentos en que poco a poco se va a asentando el nuevo gobierno en nuestro país. Solo que a los políticos de carrera añadiría yo a los medios de comunicación "grandes", y a algunos comentaristas desubicados en el momento de la historia en que viven.

Me he tomado algún tiempo para volver a comentar lo que ocurre en el país, esperando atisbar una dinámica post electoral más definida. Y bien, he acá algunas cosas que observo, no pretendo agotar los temas, si no ver un panorama de cara a nuestro papel como sociedad civil: la derecha explotando y agotando los resquicios de la pobreza institucional que forjó en sus veinte años de gobierno para mantener cierto control sobre instancias del estado que pudieran afectar sus intereses (llámese Fiscal General de la República, Corte Suprema de Justicia, Procurador General de la República, entre otros). Medios de prensa curiosamente acuciosos en mostrar lo difícil de la situación actual del país en materia económica, de seguridad, turística, climática, etc., califico con "curiosamente acuciosos" porque durante el último año de gestión su ¿timidez? en mostrar la situación del país fue clamorosa, y tal aprecía que había mas peligro en una invasión de hordas chavistas que en la desacertada y populista política de subsidios del gobierno de Saca.

Por otro lado encontramos a un FMLN que aún se encuentra acomodándose a su nuevo papel, en el que tiene que encontrar el balance entre su proyecto histórico y los dinamismos de una realidad nacional que obligan cuando menos a reevaluarse a sí mismo de cara al futuro. El desgaste del poder es un duro reto a enfrentar de cara a una necesaria transformación del partido en una fuerza que más que aglutinar a su militancia histórica y al "voto indeciso", sea capaz de dinamizar las relaciones entre los sectores populares y la clase media y alta en la búsqueda de un proyecto de país inclusivo. Lograr el equilibrio entre el trascender el electoralismo y mantener el poder es a mi juicio el principal reto.

Por otro lado y quizá el más importante, es el de nuestro papel como población civil. Como lo he señalado desde antes de las elecciones, en nuestras manos está que de verdad se opere un cambio en el país. Los vicios de los políticos de carrera (aun dentro de los de nuestro partido de preferencia) seguirán estando mientras se mantengan ahi los mismos y sigan heredando ese modo a los nuevos, el poder corrompe hasta a los más puros (con contables y agradables excepciones) y lamentablemente, como hemos visto con el caso de los magistrados del TSE, no tenemos garantía de que los viejos modos de hacer política vayan a desaparecer por el momento. No es únicamente el gobierno de Funes quien debe operar cambios en nuestra patria, no corresponde solo a la policía hacer que mejore la sensación de seguridad, ni es solo problema del alcalde del Nylon que nuestra capital este sucia. Nos corresponde a nosotros y nosotras hacer nuestra parte, cumplir con las leyes, denunciar a los corruptos y a los delincuentes, botar la basura en su lugar, etc.

Un buen paso a dar es conocer bien nuestros derechos y obligaciones y empezar a cumplirlos, otro buen paso es mantener una postura crítica de cara a lo que aparece en los medios, a lo que dicen los políticos. Son nuestros intereses los que están en juego y si nos mantenemos dormidos, esperando a que el gobierno haga las cosas y a que la prensa ejerza la única voz de opinión pública estamos jodidos. Y es que unos y otros operan bajo sus propios intereses y no corresponde a ellos defender el nuestro. La responsabilidad del cambio recae en nuestros hombros, el gobierno debe ejecutar nuestros mandatos, y la prensa transmitir nuestra voz. Pero si no hablamos y si no mandamos estamos sujetos a que otros hablen lo que no es y a que se haga cualquier barrabasada (incluido sembrar palmeras bajo de grandes estructuras de concreto que tapan el sol, véase paso a desnivel del Monumento del Hermano Lejano). Asi que parafraseando al recordado P. Ellacu y a un columnista del Diario Colatino: Pueblo, ¡Levántate y anda! ¡Haz oír tu voz!

Feliz semana a todas y todos

Victor

2 comentarios:

Silvia Porras dijo...

Vivir la vida es reconocer que existe un proceso en constante formacion, donde cada individuo esta aprendiendo -poco o mucho- de acuerdo a sus propias circunstancias.

Denis Ortíz dijo...

Me parese muy acertado tu post, creo que realmente la forma en que el partido ARENA "infiltro" personas que ayudarian a sus intereses en el organo judicial fue nefasta, y aun lo sigue siendo, soy estduiante de ciencias juridicas, y creeme hay cosas tan injustas (ironico verdad) en todo el cuerpo judicial del pais entero.