miércoles, 16 de agosto de 2006

Sobre "El tratamiento de la verdad"

Yo uso un lector de rss para estar al tanto de algunos blogs y periódicos electrónicos de mi interés. Uno de los blogs que reviso con frecuencia es el de Hunnapuh, al que se ha unido un nuevo articulista, Tepezcuintly. Leyendo su primera aportación, "El tratamiento de la Verdad" me quedé con ganas de hacer algunos comentarios, que no me cabían en el espacio que da Hunnapuh para tal efecto. Así que acá los pongo.

Yo creo que es harto sabido que un objeto cualquiera (sea un fenómeno, una cosa, una persona), será analizado por cada persona de manera diferente. Lo que significa para cada persona el objeto en cuestión se ve influido por una serie de determinantes biológicos, situacionales, personales, culturales, sociales, etc. que llevan a que la visión de la persona acerca del mencionado objeto sea parcial. Entre más elementos medien en la visión de la persona acerca del objeto, más diferente será la interpretación que ésta haga acerca del mismo. Es algo a lo que llamamos subjetividad. De acuerdo al diccionario de la RAE, subjetivo significa:
subjetivo, va.
(Del lat. subiectīvus).
1. adj. Perteneciente o relativo al sujeto, considerado en oposición al mundo externo.
2. adj. Perteneciente o relativo a nuestro modo de pensar o de sentir, y no al objeto en sí mismo.

La conciencia, ése acto psíquico por el que un sujeto se percibe a sí mismo y por la cual es capaz de reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta, nos permite o debería permitir reconocer que cuando estamos frente a un objeto, la interpretación que hacemos de éste, el significado que adquiere, es una visión personal de él.

En ése sentido creo que es importante, al hablar de la libertad de opinión, hacer referencia a dos cuestiones esenciales; la primera, reconocer que el fenómeno acerca del que se opina, está inserto en una realidad compleja, en la que múltiples aspectos confluyen para que el fenómeno en cuestión se suscite. De éste modo, para comprender el fenómeno en totalidad, han de abarcarse todos los aspectos posibles en el análisis. Ello enlaza de manera inmediata con la segunda cuestión, que implica el reconocimiento de que nuestra visión es subjetiva, y que por dicha característica no es consiste en la verdad si no en "mi verdad".

Dicho ésto, quiero entonces sumar éstas dos cuestiones en mi opinión acerca del tratamiento de la verdad.

En el caso de los fenómenos sociales, como la campaña apagón de ayer, han de entenderse dentro de un marco de referencia que abarca las diversas ciencias que buscan describir, entender e incluso, predecir el comportamiento humano; sea éste individual, grupal, macrosocial o global. En mi caso, como psicólogo, con la formación que tengo, con mi historia personal, con los valores que sirven de referencia para mi comportamiento, con la influencia de mis intereses personales y del grupo social al que pertenezco, entiendo el fenómeno de una manera. Entiendo a la gente que desconectó su casa de la red eléctrica de las 7 a las 8 pm como un grupo que forma parte de una sociedad que puede ser entendida como un sistema o conjunto de partes relacionadas entre sí con un orden formando una unidad. Entiendo la acción realizada como una reacción social organizada ante la subida de los precios de la electricidad, que a su vez son una expresión de la articulación de los intereses de los grupos sociales que dominan las compañías de distribución de la electricidad. Y entiendo que muchos no se hayan unido a dicha acción porque encontraron irrelevante esa acción, bien porque sus intereses personales en función del grupo social al que pertenecen señalan esa acción como algo no permitido, o porque en su ideología se identifica un fenómeno llamado fatalismo, y creen que éso de nada va a servir y que sólo Dios puede arreglar ésas cosas. Y entiendo que algunos hayan tenido miedo a quedarse a oscuras, porque en determinado momento de su pasado ocurrió algo en la oscuridad y que fué difícil de manejar a ésa persona, porque en ése momento de su vida no sabía como interpretar dicho acontecimeinto, o porque asoció un estímulo negativo a la oscuridad, o porque prefiere la luz a la oscuridad porque sí. Y entiendo que la gente está comenzando a buscar alternativas de protesta pacífica, porque los medios usuales han sido satanizados por los medios de comunicación a tal punto que cualquier manifestación en las calles se asocia con el partido de oposición y por ende éso es malo y atenta contra la paz que ahora vivimos en el país, donde lo mejor está por venir.

Uf, y esa es mi visión. Pero no es la única, y se me escapan elementos de análisis, factores económicos, antropológicos, ambientales, etc. Y eso le ocurre a cada uno. Un economista, verá las cosas de otro modo y un ingeniero de otra manera. Lo importante es que ésas visiones sumadas abarcan más que sólo mi pobre análisis, y sacan a luz una porción más grande de la realidad. Por eso es que ahora hay muchos "equipos multidisciplinarios", porque cada vez se cae más en cuenta que muchos fenómenos, no pueden ser entendidos por un solo especialista. No hay todólogos, excepto en nuestro país, ya lo dijo Roque... los hacelotodo.

Pero éso es un equívoco, la verdad es una construcción social, es una cuestión de muchas visiones unidas o, como ocurre en la realidad, unas visiones que se privilegian sobre otras. Porque existe un orden social que privilegia ciertas visiones sobre otras. Porque existe un medio que por los interese económicos de sus dueños, permite dar más espacio a la crítica hacia la gente que sale a la calle a decir que no tiene agua que al relato de ésa señora que salió a la calle a decir que no tiene agua para lavarle los pañales a su hijo recién nacido. Y ésa es mi forma de ver las cosas.

Y usted que me lee tendrá otra visión; lo que yo espero es que sea consciente de qué la determina, qué influye en que usted, amable lectora o lector, piense que vale verga hablar de ésto que hablo si total a nadie le importa. O si piensa lo contrario. Porque yo creo que a usted le gustaría que las cosas estuvieran un poco mejor en el país o en el mundo, si es así, creo que un buen paso para comenzar a hacerlo mejor es estar consciente de qué hace que su verdad sea su verdad. Talvéz y se de cuenta que su verdad ha sido la de otros, que a veces se echa la culpa porque a usted siempre le echaban la culpa sus papás, o que su verdad se ha ido convirtiendo con el tiempo en algo más rígido, o más flexible. El asunto es que creo que es importante "darse cuenta de". Porque cuando somos conscientes de las cosas, podemos transformarlas si no nos gustan, si no nos satisface cómo estamos actuando.


En cuanto a la libertad de opinión... creo que tenemos que fortalecer estos medios alternativos de opinión, para alumbrar más caras de la cuasi desconocida realidad, que hacen falta más visiones del mundo para saber donde estamos parados para poder comenzar a transformar el mundo. Los que querramos hacerlo, claro.

Ya me dió hambre. Y me duelen los dedos de estar escribiendo. Así que lo dejo por ahorita, otro día amplío el tema, creo que es lo que puedo decir por ahorita.

Cuidense. Cuéntenme qué piensan.

Gurbay

14 comentarios:

Subversivo dijo...

La historia de los seis ciegos y el elefante

Hace más de mil años, en el Valle del Río Brahmanputra, vivían seis hombre ciegos que pasaban las horas compitiendo entre ellos para ver quién era de todos el más sabio.

Para demostrar su sabiduría, los sabios explicaban las historias más fantásticas que se les ocurrían y luego decidían de entre ellos quién era el más imaginativo.

Así pues, cada tarde se reunían alrededor de una mesa y mientras el sol se ponía discretamente tras las montañas, y el olor de los espléndidos manjares que les iban a ser servidos empezaba a colarse por debajo de la puerta de la cocina, el primero de los sabios adoptaba una actitud severa y empezaba a relatar la historia que según él, había vivido aquel día. Mientras, los demás le escuchaban entre incrédulos y fascinados, intentando imaginar las escenas que éste les describía con gran detalle.

La historia trataba del modo en que, viéndose libre de ocupaciones aquella mañana, el sabio había decidido salir a dar una paseo por el bosque cercano a la casa, y deleitarse con el cantar de las aves que alegres, silbaban sus delicadas melodías. El sabio contó que, de pronto, en medio de una gran sorpresa, se le había aparecido el Dios Krishna, que sumándose al cantar de los pájaros, tocaba con maestría una bellísima melodía con su flauta. Krishna al recibir los elogios del sabio, había decidido premiarle con la sabiduría que, según él, le situaba por encima de los demás hombres.

Cuando el primero de los sabios acabó su historia, se puso en pie el segundo de los sabios, y poniéndose la mano al pecho, anunció que hablaría del día en que había presenciado él mismo la famosa Ave de Bulbul, con el plumaje rojo que cubre su pecho. Según él, esto ocurrió cuando se hallaba oculto tras un árbol espiando a un tigre que huía despavorido ante un puerco espín malhumorado. La escena era tan cómica que el pecho del pájaro, al contemplarla, estalló de tanto reír, y la sangre había teñido las plumas de su pecho de color carmín.

Para poder estar a la altura de las anteriores historias, el tercer sabio tosía y chasqueaba la lengua como si fuera un lagarto tomando el sol, pegado a la cálida pared de barro de una cabaña. Después de inspirarse de esta forma, el sabio pudo hablar horas y horas de los tiempos de buen rey Vikra Maditya, que había salvado a su hijo de un brahman y tomado como esposa a una bonita pero humilde campesina.

Al acabar, fue el turno del cuarto sabio, después del quinto y finalmente el sexto sabio se sumergió en su relato. De este modo los seis hombres ciegos pasaban las horas más entretenidas y a la vez demostraban su ingenio e inteligencia a los demás.

Sin embargo, llegó el día en que el ambiente de calma se turbó y se volvió enfrentamiento entre los hombres, que no alcanzaban un acuerdo sobre la forma exacta de un elefante. Las posturas eran opuestas y como ninguno de ellos había podido tocarlo nunca, decidieron salir al día siguiente a la busca de un ejemplar, y de este modo poder salir de dudas.

Tan pronto como los primeros pájaros insinuaron su canto, con el sol aún a medio levantarse, los seis ciegos tomaron al joven Dookiram como guía, y puestos en fila con las manos a los hombros de quien les precedía, emprendieron la marcha enfilando la senda que se adentraba en la selva más profunda. No habían andado mucho cuando de pronto, al adentrarse en un claro luminoso, vieron a un gran elefante tumbado sobre su costado apaciblemente. Mientras se acercaban el elefante se incorporó, pero enseguida perdió interés y se preparó para degustar su desayuno de frutas que ya había preparado.

Los seis sabios ciegos estaban llenos de alegría, y se felicitaban unos a otros por su suerte. Finalmente podrían resolver el dilema y decidir cuál era la verdadera forma del animal.

El primero de todos, el más decidido, se abalanzó sobre el elefante preso de una gran ilusión por tocarlo. Sin embargo, las prisas hicieron que su pie tropezara con una rama en el suelo y chocara de frente con el costado del animal.

-¡Oh, hermanos míos! –exclamó- yo os digo que el elefante es exactamente como una pared de barro secada al sol.

Llegó el turno del segundo de los ciegos, que avanzó con más precaución, con las manos extendidas ante él, para no asustarlo. En esta posición en seguida tocó dos objetos muy largos y puntiagudos, que se curvaban por encima de su cabeza. Eran los colmillos del elefante.

-¡Oh, hermanos míos! ¡Yo os digo que la forma de este animal es exactamente como la de una lanza...sin duda, ésta es!

El resto de los sabios no podían evitar burlarse en voz baja, ya que ninguno se acababa de creer los que los otros decían. El tercer ciego empezó a acercarse al elefante por delante, para tocarlo cuidadosamente. El animal ya algo curioso, se giró hacía él y le envolvió la cintura con su trompa. El ciego agarró la trompa del animal y la resiguió de arriba a abajo notando su forma alargada y estrecha, y cómo se movía a voluntad.

-Escuchad queridos hermanos, este elefante es más bien como...como una larga serpiente.

Los demás sabios disentían en silencio, ya que en nada se parecía a la forma que ellos habían podido tocar. Era el turno del cuarto sabio, que se acercó por detrás y recibió un suave golpe con la cola del animal, que se movía para asustar a los insectos que le molestaban. El sabio prendió la cola y la resiguió de arriba abajo con las manos, notando cada una de las arrugas y los pelos que la cubrían. El sabio no tuvo dudas y exclamó:

-¡Ya lo tengo! – dijo el sabio lleno de alegría- Yo os diré cual es la verdadera forma del elefante. Sin duda es igual a una vieja cuerda.

El quinto de los sabios tomó el relevo y se acercó al elefante pendiente de oír cualquiera de sus movimientos. Al alzar su mano para buscarlo, sus dedos resiguieron la oreja del animal y dándose la vuelta, el quinto sabio gritó a los demás:

-Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano – y cedió su turno al último de los sabios para que lo comprobara por sí mismo.

El sexto sabio era el más viejo de todos, y cuando se encaminó hacia el animal, lo hizo con lentitud, apoyando el peso de su cuerpo sobre un viejo bastón de madera. De tan doblado que estaba por la edad, el sexto ciego pasó por debajo de la barriga del elefante y al buscarlo, agarró con fuerza su gruesa pata.

-¡Hermanos! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera.

Ahora todos habían experimentado por ellos mismos cuál era la forma verdadera del elefante, y creían que los demás estaban equivocados. Satisfecha así su curiosidad, volvieron a darse las manos y tomaron otra vez la senda que les conducía a su casa.

Otra vez sentados bajo la palmera que les ofrecía sombra y les refrescaba con sus frutos, retomaron la discusión sobre la verdadera forma del elefante, seguros de que lo que habían experimentado por ellos mismos era la verdadera forma del elefante.

Seguramente todos los sabios tenían parte de razón, ya que de algún modo todas las formas que habían experimentado eran ciertas, pero sin duda todos a su vez estaban equivocados respecto a la imagen real del elefante.

el mono azul dijo...

¿la verdad? depende de numerosos puntos de fuga así como de la posición desde donde se mire.
Una lata de refresco contiene información (color, formas de diseño, texto...) reconocemos el objeto sin necesidad de girarlo, alzarlo, alejarlo... pero si nos preguntamos cuales son los elementos en su totalidad que componen el diseño????
Si no hacemos el esfuerzo físico de asir con nuestra mano la lata, levantarnos y girar alrededor del mismo nunca podríamos dar estos datos. Y esto último es lo que hace dificil la comprensión del objeto.
Vamooooos, no seamos vagos y movamos nuestros pies y manos!!!!

P.D: grata tu visita y grato el encuentro de tu espacio.

Filos en Mundo de Sofía dijo...

Hola primera vez por aquí, creo que no esta de más ir conociendo nuevos blogs.

Así que saludos y nos seguiremos leyendo.

Elva*

Victor dijo...

Subversivo: Bienvenido. Y gracias por la historia. Ya la había escuchado y me sentí tentado a mencionarla, pero no estaba muy seguro de contarla correctamente. Creo que la historia refleja exactamete algunas cosas que señalo en el post. Gracias por tu visita.

Mono Azul: Gracias por tu visita, igualmente por tu comentario; ojalá y puedas seguirme visitando. Tu comentario me recordó a algo que dijo el Subcomandante Marcos, del EZLN; decía algo así para que salga el sol, hay que daminar para empujar la madrugada. Yo añadiría que para dar ése empuje hay que abrir los ojos, salir de la cama y moverse.

Filos: Bienvenida. Coincido con tu opinión... hay que salir a buscar, a veces hay muy buenas sorpresas. Pronto te visito.

Victor dijo...

Fe de errata:

caminar, en lugar de daminar...

Ixquic* dijo...

Víctor, muy interesante, te felicito y no te imaginás como aprecio tu opinión.

Yo también creo en el análisis multidisciplinario, estudié derecho y luego estudié ciencias políticas, y no te imaginás cómo ambas me sirven para TODO lo que hago en la vida. A eso siempre le sumo la formación artistica.

Precisamente, la ciencia política ha hecho uso de la pisoclogía social para explicar el comportamiento de los electores, simpatizantes políticos. Pues estos señores plantean bajo la teoría del "rational choice", justo lo que tu dices: la gente se mueve y elige su comportamento social y político a partir de una lectura de sí, o de sus intereses.

Me alegra mucho tu existencia, ojalá existan más jóvenes como tú y deberías meterte de lleno a este campo maravilloso de la ciencia social.

abrazos

ix

Ixquic* dijo...

fe de errata: psicología

Anónimo dijo...

Segun algunos si digo que hay una bacinilla o una tetera en orbita alrededor de la Tierra es "mi verdad" y por lo tanto hay que tomarla en cuenta , aunque sea absurda. O si bush dijo que en irak habian armas de destriccion masiva era su verdad que repitieron la cnn, fox y todos los medios y pot lao tanto habia que machacar y realizar una matanzinga de irakies. hay que investigar los hechos y verificarlos.en las ciencias naturales es posible experiomentar y verificar las hipotesiss. En ciencias sociales no podemos experimwentar, pero los hechos de la vida social y politica pueden verificarse. Si los EeUU han invadido paises y bombardeado paises clamando que es por la "democracia", por ejemplo, podemos verificar que historicamennte es falso

tepezcuintly dijo...

Hola Victor:

Voy a escribir mas sobre este asunto del tratamiendo de la verdad, esta vez para responder con un poquito mas de lo que has escrito. Me parecio muy interesante el posteo, ademas de analizar cada uno de los aportes, necesario para entrarle mas aun al debate.

te dejo el sitio donde colocare el tema, pues por su naturaleza es un tema filosofico realmente, asi es que tengo una seccion en otro blog donde colaboro, y donde se me ha dado tambien la oportunidad de participar, en este caso, algunos temas escritos que he dejado en el blog de hunnapuh, se encuentran tambien en este nuevo espacio, en el cual se han dado cita otros amigos para crear una revista cultural, que tambien responde a lo que sucede en nuestro pais.

Este es el link:

http://chichicaste.blogcindario.com/

Y alli dejaremos mas temas referentes que quizas te interesen leer, para reflexionar sobre ellos.

Gracias por contribuir al debate, pienso que vos como psicologo tenes un buen aporte que darnos, y por aqui estare dando lectura a tus ideas.

ludos!!

atte.

Tepezcuintly.

Anónimo dijo...

Hola: Quisiera que me ayudaran a redactar una critica constructiva segun en el entorno sobre la lectura (el elefante y los seis sabios ciegos)... De ante mano gracias... Elizabeth.

Victor dijo...

No me queda claro que es lo que necesitás, Elizabeth. Especifica bien lo que querés y luego veo que puedo hacer para ayudarte.

Saludos

Vic

Anónimo dijo...

Mira Víctor: Lo que pasa es que curso el primer semestre de psicología y necesito hacer una crítica sobre la lectura, pero basada en el entorno que nos rodea... Tu colaboración será de gran ayuda para mi...
Mil Gracias...
Elízabeth.

Anónimo dijo...

Mira Víctor: Lo que pasa es que curso el primer semestre de psicología y necesito hacer una crítica sobre la lectura, pero basada en el entorno que nos rodea... Tu colaboración será de gran ayuda para mi...
Mil Gracias...
Elízabeth.

Anónimo dijo...

Victor: Quisiera saber si, si esta en tus manos ayudarme; es que es muy importante para mi carrera,esperando tu pronta y positiva respuesta.
Mil gracias...
Elízabeth.