domingo, 3 de agosto de 2008

Yo, el psicólogo... (1a Parte)

S. C. para usuario 02-ago (2 días antes)

Que tal, antes de todo muchas gracias por su tiempo.

Solo quiciera preguntarle algo por que yo quiciera entrar a estudiar psicologia y pues me pregunto si al ser psicologo uno se la pasa examinando a la gente o analizandose uno mismo, osea ya uno no ve la vida como antes, me entiende? No quiciera perder mi escencia, lo que yo soy. Quiero estudiar psicologia por que quiero ayudar a la gente, tambien por que quiero entenderla, pero seguir siendo yo. Varios me han dicho que los que estudian psicologia "se vuelven locos", "se ponen raros", "cambian", etc... pero nadie es psicologo, asi que se lo pregunto a uno, usted, necesito saber la verdadera respuesta y esta me la puede dar usted, asi que esperare su respuesta con ansias y espero que me diga toda la verdad jejeje. Gracias de antemano y que Dios le bendiga a usted y los suyos. Att. Walter

P.D: si tiene tiempo podria decirme cual debe ser mi perfil para estudiar psicologia, osea que caracteristicas debo tener para saber si soy apto para la carrera. Gracias

Walter, te agradezco la confianza en trasladarme éstas inquietudes. Acá en Alta Hora te voy a responder desde mi experiencia personal la primera parte de tus inquietudes. Las relativas al perfil para estudiar la carrera las resolveré más adelante con la ayuda de Ligia en Psicoloquio, nuestro blog dedicado a temas relacionados con la psicología.

Ahora, a lo que me preguntás. Te voy a contestar contándote mi historia de como elegí ser psicólogo y de como en el camino descubrí esas dudas que me planteás y como se me han ido resolviendo. Lo haré en dos partes, porque despues de un buen rato me doy cuenta que va a ser bastante larga la historia. Acá voy.

Desde principios de los '90 yo formé parte de un grupo infantil en la iglesia, que luego se volvería un grupo de preadolescentes y posteriormente un grupo juvenil. Siempre me destaque por ser de los que más participaban, bien en las actividades o bien al hablar de cualquier tema. Además siempre fui alguien bastante serio, formal, como suele decirse. Por ello se me asiganron responsabilidades desde chico, no tanto porque fuera un lider carismático - aunque nunca fui alguien cohibido - si no mas bien porque era formal para trabajar y tenía cierto prestigio por mis conocimientos, facilidad de expresión, etc. El volverme lider del grupo fue algo que vino con el tiempo.

Cuando yo salí de noveno grado, había decidido estudiar Bachillerato en Electrónica, y luego me imaginaba estudiando Ing. Biomédica, algo que sonaba "chivo" y de la que decían que uno se lucraba bastante bien. Conforme avancé en mis estudios en bachillerato iba descubriendo que si, la electrónica era interesante, retadora y potencialmente lucrativa. Biomédica seguía sonando como algo "cool" y representaba un reto aún mayor, pues de mis compañeros nadie iba a esa carrera al finalizar bachillerato porque muy difícil y no sé qué. Terminaría ingresando a esa carrera al salir de bachiller.

Al volverme lider no solo tenía las responsabilidades propias del cargo si no además debía velar por el bienestar del grupo, de las personas que formaban parte de él. Evidentemente tenía amigos y amigas con quienes compartía problemas e inquietudes, y varios buscaban en mi un consejo o un apoyo. Y eso me daba mucho gusto, aun si después a quien había ayudado me dejaba de lado cuando había salido de su problema. Durante mi bachillerato este rol de lider del grupo y de apoyo para algunas y algunos de sus miembros se fue acentuando, aparte de darme cuenta de muchos problemáticas que vivían las y los jóvenes de mi edad, y de que me sentía capacitado para ayudar en muchos casos y en otros no porque no terminaba de entender porque habían quienes se comportaban de cierta forma.

El hecho es que se iba dando el descubrimiento de un profundo interés por ayudar a las y los demás, el gusto en ver que alguien había salido adelante con sus problemas con un poco de mi ayuda; paralelo a ello me iba dando cuenta que estudiar electrónica y luego biomédica no me hacía igual de feliz. No por que me encontrase falto de capacidad, si no porque simplemente no me llenaba tanto. Una noche, luego de haberlo estado pensando por mucho tiempo caí en cuenta de que en diez o quince años no me veía feliz arreglando aparatos de hospital o trabajando con equipamiento médico, etc. Y caí en cuenta de que en mi era mas relevante el interés por ayudarle a la gente, a las y los jóvenes, y que además me gustaba más leer que hacer diagramas de circuitos.

En el colegio donde hice bachillerato tuve mi primer contacto con la psicología. Las clases de Psicología de la Adolescencia que nos impartía una licenciada muy carismática (y además, muy guapa) me hacían resonar algo en mi y de alli que me quedara a veces platicando con la psicóloga, preguntándole por la carrera, lo que hacían, etc. Al terminar el segundo año de bachillerato me entusiasmaba la idea de estudiar esa carrera luego de graduarme como Ing. Biomédico.

Cuando tuve ese "caer en cuenta" del que hablaba en un párrafo anterior me fue evidente que lo que antes consideraba como una atractiva segunda carrera se me volvió el llamado más fuerte: siendo psicólogo podía ayudarle a la gente que quería ayudarle, podía dedicarme a educar (algo que también me daba gusto), y podía contribuir más directamente a algo que aludía una parte del lema del grupo: "por un mundo nuevo..."

Para mi mamá era evidente desde hacía tiempos que no me encontraba a gusto estudiando biomédica, y me lo cuestionó en más de una ocasión. Mis amigos también lo notaban y me lo plantearon. Llegó un momento, al tercer ciclo de la carrera en que me exigieron que fuera sincero con mi familia y que planteara mi necesidad de cambiarme de carrera. Y ese fue el golpecito que necesité para hablar con mi mamá primero y con mi papá después.

Las reacciones de ambos fueron diferentes. Un cambio de ruta tan drástico no es fácil de asimilarlo, especialmente si has estado invirtiendo una cantidad significativa de dinero en ello. Yo planteé en un inicio que trabajaría para costearme la carrera, dada la reacción de "nos has hecho gastar tanto dinero en todo éste tiempo para venir a salir con ésto"; fueron momentos muy pero muy difíciles en mi relación con mis padres. Sin embargo mi papá dijo que me apoyaría en mi cambio, bajo ciertas condiciones. Y así fue como se definió el cambio.

Inicialmente yo tenía dos alternativas para estudiar la carrera. Mi primera opción era la UES por economía (la cuota no era tan alta y además me podía ir caminando a la universidad) y además mis papás estudiaron allí. Sin embargo era mitad de año y no me daban equivalencias, tendría que entrar como alumno de nuevo ingreso y eso implicaba retrasarme seis meses más. Mi segunda opción era la UCA, por calidad académica y por prestigio. Aparte que era de la universidad en que yo sabía que dicha carrera producía conocimiento constantemente.

Me fui a la UCA, e inicié a mitad de año. Ya llevaba encima la carga de haber gastado dos años y medio (uno de bachillerato y uno y medio de universidad) en algo que no era lo mío, y que además provocó un buen gasto a mi familia. Además de eso, entré con la carga de no tener ni la mínima idea de a qué iba. Mi cambio fue en mucho por instinto, por esa corazonada fuerte de que mis habilidades y mis intereses encajaban perfectamente con la psicología. Y no andaba lejos, la verdad.

Pero encontré muchas cosas que no me imaginaba, y que las contaré en la segunda parte de éste post.

Victor

6 comentarios:

Walter dijo...

Wow!! Gracias por contestarme, estoy muy entusiasmado =), la primera parte esta genial, no puedo esperar para leer la segunda parte. De verdad gracias!! necesito saber acerca de su experiencia para salir de dudas. Dios le bendiga Victor. Hasta pronto!

Victor dijo...

Walter: Esperá la segunda parte que ya pronto la termino.
Saludos.

Victor

Silvia Porras dijo...

Yo hubiera querido ser una psicologa, pero mis circunstancias me lo impidieron... sin embargo vaya mi respeto por todos los que en una u otra forma estan para darle una mano al que la necesita.

Walter dijo...

Gracias Victor, la esperare y Silia, porque no empiezas a estudiar psicologia??? Si es lo que te gusta pues que esperas!!

Mariolinocopinol dijo...

q interesante tu experiencia!

Victor dijo...

Aún me faltan varias cosas para terminar la segunda parte. Procuraré terminarla mañana en el día, ahorita ya tengo sueño.

Saludos

Victor