sábado, 11 de abril de 2009

Reflexión Pascual

Lo que buscamos en Cristo es la verdadera libertad: la que transforma el corazón, la que nos dice hoy: con Cristo resucitado buscad los criterios de arriba. Mirad la libertad de la tierra, las opresiones de esta situación injusta en El Salvador, no únicamente de tejas abajo, mirad hacia arriba. No para hacerse conformistas, porque el cristiano sabe luchar también, sino porque sabe que su lucha es todavía más fuerte, más valiente cuando se inspira en este Cristo que supo dar más que la otra mejilla y dejarse clavar. Pero desde la crucifixión Cristo obediente, ha redimido al mundo y canta la victoria definitiva, la que no pueden usar para otros fines quienes no buscan, como Él, la verdadera liberación de los hombres.


Esta es la liberación que no se comprende sin el Cristo resucitado. Queridos hermanos, sobre todo ustedes que tienen tanta sensibilidad social, ustedes que no toleran esta situación injusta de nuestra patria, Dios les ha dado ese sentido de sensibilidad, y si tienen vocación política, ¡bendito sea Dios!. Cultívenla también; pero miren, no pierdan esa vocación; no pierdan esa sensibilidad política y social únicamente con odios, con venganzas, con violencias de la tierra. Elévense, ¡arriba los corazones! miren las cosas de arriba

Mons. Romero, 14 de Abril de 1979

Exultet o Pregón Pascual en versión Latín.
Cantado por Monjes polacos


Soy cristiano católico, apostólico y romano. Crítico, pero profundamente vinculado a mi fe. Desde ese antecedente escribo éstas líneas. No pretendo hacer de ésto una discusión teologica, para eso hay otros sitios donde gente mucho mejor preparada que yo explica bien el sentido de ésta fiesta, (yo recomiendo éste sitio para ello).

Pienso en ésta noche en que millones de hombres y mujeres nos regocijamos celebrando la noche en que aquel carpintero de Nazareth que resucitó de entre los muertos, tal y como lo había anticipado. Pienso en ese hombre que con sus acciones y sus palabras cambió la historia de la humanidad al saber mover a otros y otras a cambiar el mundo, aun contra los grandes poderes terrenales.

Desde la alegría personal por ésta fiesta, la fiesta más importante para nosotros los católicos y católicas, quiero expresar mi profunda esperanza en que éste pueblo también habrá de resucitar, de salir de la tiniebla de la corrupción, de la apatía, de la violencia, de la exclusión social, de la inequidad. Habremos de salir de eso, unidos para empujar esas grandes piedras que nos tapan el camino a la luz. Habremos de resucitar impulsados por los ejemplos de nuestros y nuestras mártires, que nos marcan el camino de sacrificio y coherencia.

Habremos de resucitar toda vez y cuando retomemos, cada quien desde su trinchera el ejemplo de aquellos discipulos que vencieron el terror luego de la atroz muerte de quien se convirtió en su maestro y con renovado fervor se dieron a la tarea de retar al mundo y decirle que otro mundo era posible, que era posible vencer a los poderes basados en la muerte y construir un mundo basado en valores que buscan la vida plena para todos y todas.

Inspirados pues por eso, caminemos hacia la resurrección de éste país al que amamos.

Victor

P.D.: Acá pueden leer y escuchar una relato interpretativo de la resurrección. Y acá la reflexión que hacía monseñor Romero en la Vigilia Pascual de 1979 de la que extraigo la cita inicial.

2 comentarios:

JC dijo...

Lo del Pregon en Gregoriano estuvo exquisito.

¡Feliz pascua de Resurrección, Víctor!

Silvia Porras dijo...

Victor, este fue el mejor regalo de esperanza para celebrar la esperanza.

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=2539741