domingo, 19 de noviembre de 2006

La masacre de El Despertar, la jornada de oración por la paz, la vigilia de la UCA, la tesis y yo...

Ésta semana ha estado cargada de significados. Y les va con posts al dos por uno. Les invito a leer el post que escribí antes, me llevó un buen rato hacerlo, creo que vale la pena reflexionar sobre la realidad y así hacer un homenaje a la vida. Ahora les voy con otro... que me salió una ensalada de cosas. Es lo malo de no postear seguido, les hago leer posts mas largos y de diversas índoles. Por si sirve de algo, he separado los diversos tópicos.

------ LA VIGILIA ------

El sábado antepasado estuvimos compartiendo en la vigilia por el 17º aniversario del asesinato de los mártires de la UCA. Estaba lleno, mucho más de lo que imaginaba, y lo más impresionante es el fervor con que las personas de las comunidades más empobrecidas acuden a celebrar la vida de aquellos que se comprometieron activamente con sus causas. Andaban muchas personas sólo por el concierto, pero si observas bien, hay mucha gente que sufrió durante la guerra y que encontraron en esos sacerdotes una voz de esperanza, esa gente va y hace colectas para alquilar buses e ir a recordarles con alegría. Otros, encontraron en su producción académica la inspiración para construir alternativas para una sociedad mejor. Razones habrá para cada quien, pero estábamos ahí, compartiendo.

Acá les dejo una foto del concierto, en donde vi que Anaximandro (un ex-compañero de andanzas musicales de un primo mío) toca con el grupo Trova y eso me gustó mucho. Anduve buscando sin éxito algún cd de ellos (sus canciones son muy buenas, y lastimosamente en su sitio web no han subido nada de música).





------ LA TESIS ------

No he contado mayo cosa sobre cómo voy con mi trabajo de graduación. Pues bien, estoy a punto de iniciar el trabajo de campo. Después de un considerable esfuerzo por articular coherentemente la comprensión teórica del fenómeno (esencial para armar el instrumento con el que se recogen los datos), mañana lunes 20 damos la ultima revisión al instrumento para ya en la semana poder reunirme con las personas con que trabajaré. De más está decir que estaba un tanto abatido porque no sentía que avanzara. Pero bueno estoy a las puertas de la parte emocionante: ir y hablar con la gente. Luego viene el análisis, a ver qué sale.
A todo ésto les cuento de cómo voy, pero no sobre algunos cambios sustanciales: he reenfocado el esfuerzo hacia intentar describir cómo reconstruyen su dinámica familiar y los significados personales y sociales que de ésta se desprenden, las familias en las que ha emigrado uno de los papás. Trabajaré con el padre o madre que se ha quedado en el país y un hijo o hija adolescente. Por las limitaciones de tiempo y disponibilidad de personal (voy solo en ésto) opté por ir más hacia lo profundo, así que haré un estudio de caso con dos familias, una de la zona rural y otra de la zona urbana. Será un aporte modestísimo a la comprensión del impacto psicosocial de la migración, quisiera tener más tiempo para poder hacer una investigación más amplia, hay tanto por esclarecer en torno al tema... pero bien, así va éste rollo.

------ YO ------

Revisando globalmente cómo va la vida ésta que se deja vivir, pues nada. Estoy siendo. He optado por vivir, por ser yo. Es un camino largo convertirse en persona, lograr la aceptación de sí mismo, trascender de las demandas del exterior y poner atención a lo que necesitamos. A ratos decaigo en ése esfuerzo, me olvido de mi mismo, de cuidarme. Pero todo lo grande está en medio de la tormenta, tenía razón el maitrito Heidegger, de quien he robado un par de frases apra mi ideario personal.

Ésta semana la inicié muy contento porque después de mucho tiempo retomé el ir donde la nutricionista, a principio de semana supe que habia bajado siete libras y media de peso, y mi presión arterial bajó un poco. Eso me tranquilizó bastante. Y quiero seguir adelante, me va a llevar tiempo, quiero llegar a pesar unas 180 libras, y me falta un largo trecho por recorrer. PEro estoy dispuesto a luchar por eso. Es por mi bien, esta vez va por mi, porque quiero estar mejor.

Mas allá de el objetivo está el proceso. Obras no, caminos, decía Heidegger. Quizás lo más valioso de todo ésto de la dieta y mis reconstrucciones personales es que estoy centrado en el proceso, sé hacia donde voy, tengo claro lo que quiero, y voy centrándome cada vez más en el aquí y en el ahora. Estoy contento con eso, en romper con el resultadismo que me ha acompañado por mucho tiempo, y volverme hacia el proceso, hacia el camino más que hacia la meta.

Viendo hacia unos meses atrás, noto cómo estoy resignificando lo ocurrido y lo que voy viviendo. Reescribía ayer una descripción de mí mismo:
"Estoy siendo. Soy mi mejor versión actualmente."

Y es que no puedo ser más que lo que soy ahora. Podré ser mejor o peor, pero lo cierto es que aquí y ahora, soy así. Y en medio de todo lo tormentosa que ha estado mi vida en los últimos meses, he encontrado cosas grandes. Estoy abriéndome a la vida que se deja vivir. Estoy viviendo.

------ LA MASACRE DE EL DESPERTAR Y LA JORNADA DE ORACIÓN POR LA PAZ ------

Ahora fui a misa a San Antonio Abad. Mi hermana iba a cantar con el coro de la UCA en la misa de 8 AM. Me dejó pensando lo que vi, al finalizar la misa, invitaron al coro (y a quienes les acompañábamos) a conocer la casa parroquial de El Despertar, lugar donde fueron masacrados el 20 de Enero de 1979 el sacerdote Octavio Ortíz Luna y cuatro jóvenes catequistas que se encontraban realizando un retiro: Ángel Morales, Roberto Orellana, Jorge Alberto Gómez y David Alberto Caballero. Éstas son sus fotos:


Ángel MoralesRoberto Orellana

David Alberto CaballeroJorge Alberto Gómez

La joven que contaba la historia, narraba como bajo un árbol de mango que se encuentra allí, los miembros de las ya extintas Guardia Nacional y Policía Nacional hicieron pasar una tanqueta sobre la cabeza del padre Ortíz.

Yo conocía el lugar desde hacia un par de años antes, ahi se encontraba un sacerdote con quien tuve chance de ser asesorado espiritualmente en un momento al que yo le llamo "desierto espiritual". El padre, por cierto, es quien habría sido asesinado en lugar del P. Rutilio Grande S.J., si hubiera ido en el vehículo que éste abordó. Como decía, conocía el lugar y sabía de la conmemoración que año con año realiza la parroquia de San Antonio Abad, más no tenía mayor noción de todo lo que había ocurrido.

Al regresar del lugar, tenía la intención de terminar el post que había comenzado a escribir ayer. Se me ocurrió buscar información sobre la masacre de El Despertar, y me encontré con la homilía de Monseñor Romero al día siguiente de la masacre.

Copiaré el relato de uno de los sobrevivientes de la masacre y luego algunos detalles que dio Monseñor. Los pongo al final pensando en algo que se dijo en la homilía de hoy: ¿Qué señales estás recibiendo en tu vida que te indican el llamado del Señor?...

Cuando vine a escribir, me encontré con algo que puse al final del post anterior, justamente la homilía de Mons. Romero para ésta fecha del año litúrgico. Me quedo con una parte, de ésta última. Nos queda para pensar sobre todo éste esfuerzo que debemos hacer las y los salvadoreños para alcanzar la paz. La de verdad, no el arreglo al que se llegó y ahora ha degenerado en tanta violencia. La Iglesia Católica ha llamado a una novena de oración por la paz. Sólo quiero recordar que no sólo basta rezar. La oración ha de ser motor en la vida diaria, en esas acciones que culminarán en la ansiada paz, que hemos de construir juntas y juntos.

Dios y el hombre hacen la historia. Dios salva a la humanidad en la historia de su propio pueblo. La historia de la salvación es la historia de El Salvador cuando los salvadoreños busquemos en nuestra historia la presencia de Dios Salvador. Por eso la actitud del verdadero cristiano y de la verdadera esperanza, la termina diciendo en su discurso escatológico con una recomendación insistente: "Vigilad"
Esta es la palabra: estar en vela. Cristo pone comparaciones como las que ha puesto hoy: '"Mirad cuando ya va a llegar la primavera..." Aquí en nuestra eterna primavera no notamos esas diferencias, pero en aquellos países donde las estaciones son tan marcadas, uno ve que el invierno es como una muerte, porque se han muerto todos los árboles, pero cuando va a apuntar la primavera, comienzan a retoñar los hijitos donde brotan las hojas y después las flores, y la fruta. Dice Cristo: "Observad, ya se acerca la primavera".
Así también dice: "Las horas de Dios también hay que observarlas, hay que esperar cuando pasa el Señor para colaborar con Él".
Y en la terminación del discurso, que no se ha leído hoy, dice "Como el sirviente que espera al Señor que ha de regresar de noche, no sabe a qué horas vendrá, por eso no se duerme, lo está esperando; o como el Señor que tiene miedo que van a venir los ladrones, está en vela, vigila, porque si se duerme lo pueden sorprender".
Esta es la actitud del cristiano: que de veras siente esperanza. No es dormirse a que Dios lo haga todo, ya vendrá. Es que la esperanza despierta el anhelo de colaborar con Dios, con la seguridad de que si yo pongo mi parte, Dios hará su parte y salvaremos al país...


Extractos de la homilía de Monseñor OscarArnulfo Romero del 21 de Enero de 1979

[...]

No puedo omitir -las noticias que se han omitido las podrán seguir escuchando en nuestros medios de comunicación social-, un hecho que nos congrega aquí, de la plenitud de la vida de nuestra Arquidiócesis: El caso sangriento y doloroso de Octavio Ortíz Luna.
Acerca de esto, la diócesis declara: que el comunicado oficial que publicaron los medios de comunicación social es mentiroso del principio al fin. Nuestros medios de comunicación social están señalando ya, una a una, todas esas calumnias que teje, en tan pocas líneas, un comunicado que debía de guardar la fe de la patria.
Gracias a Dios, contamos para reconstruir la verdad con el testimonio de muchos que sobreviven a la tragedia, llevados a la prisión de Guardia Nacional. Y gracias a Dios, entonces, que no sucedió aquí con Octavio Ortíz lo que sucedió con nuestro pobre hermano Ernesto Barrera, cuyo único testigo que hubiera podido aclararnos la verdad, fue asesinado por los mismos agentes de seguridad para dejar sin testigos aquel crimen oficial.
Este es el primer testimonio que tenemos a la mano:
"... este día, a las seis horas de la mañana, cuando me encontraba durmiendo..." Durmiendo, tengan en cuenta todos estos detalles, era una convivencia de jóvenes de iniciación cristiana, no eran hombres armados para defenderse, estaban durmiendo. "... en el local que ocupa la casa de retiros para grupos cristianos denominada 'El Despertar'..." El que no conozca esta casa, lo invito a conocerla para que vea que no tiene el aspecto de un cuartel, ni tiene las intenciones de fomentar allí guerrilleros, sino que desde hace muchos años viene sirviendo para promover grupos de cristianos con criterios de evangelio, que naturalmente son criterios muy peligrosos en nuestro tiempo. "...propiedad del Arzobispo de San Salvador, situada en San Antonio Abad, de este departamento..."
Sigue el testigo diciendo "...se introdujeron de forma violenta muchos miembros uniformados de la Guardia y Policía Nacional, quienes ingresaron al local referido disparando sus armas. En ese acto un vehículo grande de color verde, de los que denominan tanquetas militares junto a un vehículo jeep militar entraron violentamente al centro de retiros cristianos, ubicándose en el patio central.
En este centro me encontraba -dice el testigo- dirigiendo, junto con el P. Octavio Ortíz Luna, sacerdote católico y diez jóvenes más un encuentro de iniciación cristiana para veintiocho jóvenes varones, cuyas edades oscilan entre los doce y veinte años. Que este lugar se destina para formación cristiana exclusivamente, y no se han propiciado en ese lugar otro tipo de reuniones en las que se conspire contra el Estado, como tampoco que en estas reuniones se sustenten doctrinas anárquicas contrarias al orden público.
Que en este cursillo denominado 'Encuentro de Iniciación Cristiana para jóvenes', y el cual había sido iniciado el día viernes diecinueve de los corrientes a las diecisiete horas, se utilizaron libros de cancioneros católicos, y los instrumentos que ahí se encontraban eran de tipo musical, como guitarras, no existiendo en poder de ninguno de los participantes en dicho encuentro cristiano armas de ninguna clase. Antes de ser capturado por miembros uniformados de la Policía Nacional, pude ver que exactamente enfrente de las oficinas, a la entrada de éstas y casi en la entrada principal se encontraba en el suelo, encima de un 'charco' de sangre el sacerdote Octavio Ortíz, que sangraba de la cabeza.
Los Agentes de la Policía me trasladaron juntamente con una dirigente del equipo de formación cristiana, en un radio-patrulla hacia el cuartel central de la Guardia Nacional, en donde nos interrogaron y donde manifesté todo lo dicho hasta este momento en el presente documento.
Entre los interrogatorios, había también cuestiones acerca del Obispo, si era verdad que llegaba a sembrar la subversión en aquellos centros".
Este comunicado de nuestra Arquidiócesis, al que se irán sumando otros testimonios, gracias a Dios, quiere hacer ver el contraste de la versión de la mentira del Gobierno y la realidad vivida por los testigos.
Cabe sacar algunas conclusiones:
a) Que nuestros Cuerpos de Seguridad no son capaces de reconocer sus errores sino que los hacen más graves falsificando la verdad con la calumnia. Y así van echando a perder cada día más la credibilidad de nuestro Gobierno y de nuestros medios de comunicación social, obligándonos a acudir a los organismos y publicaciones internacionales porque ya no creemos en la justicia y en la verdad de nuestro propio ambiente.
b) Que, por tanto, es urgente una purificación del sistema corrupto de la seguridad de nuestro país. El sentido de frustración de nuestro pueblo se agrava cuando aparecía un rayito de esperanza en el cambio de la dirección de cierto cuerpo de seguridad, que ahora parece apagarse ante la realidad brutal que estamos aquí denunciando.
c) Que se compruebe una vez más la maldad y el peligro de la Ley de Garantía y Orden Público al legalizar las posibles sospechas como justificaciones de actividades violatorias de la libertad y de la vida de los salvadoreños.
d) Que ¡ya basta! -Y lo decimos no con pesimismo sino con un gran optimismo en las fuerzas de nuestro noble pueblo-. El ambiente se ha saturado de brutalidad y es necesario un retorno a la reflexión que haga sentirnos seres racionales capaces de buscar las raíces de nuestros males y realizar sin miedo los cambios audaces y urgentes que necesita nuestra sociedad.
e) Finalmente -quiero recordar- que los autores materiales e intelectuales del asesinato del sacerdote Octavio Ortíz han incurrido en la excomunión canónica, que en este caso -no es otra cosa la excomunión de la Iglesia, ¡bendito sea Dios!, de la que muchos se ríen. Tal vez les hace pensar en esta Iglesia identificada con el pueblo- ratifica la excomunión o sea el repudio del mismo pueblo. Pero que la Iglesia, como madre que en su severidad no olvida la misericordia, así como ora por el descanso eterno de las víctimas y el consuelo de sus familias que lloran, pide también y espera, la conversión de los asesinos.
El cadáver de Octavio Ortíz Luna, sacerdote... y los cuatro jóvenes matados ayer con él... nos predican en lenguaje pascual... ¡Ésta es nuestra Iglesia! Diríamos que junto a nuestro pueblo, como trayéndonos un mensaje transcendente, los cuatro cadáveres de los jovencitos que se reunían bajo la dirección del P. Ortíz y sobre todo el P. Ortíz, son a los que tenemos que escuchar en el silencio de la muerte.

[...]

¡P. Ortíz!, un joven sacerdote, nacido apenas el 22 de marzo de 1944, en un cantón de Cacaopera, Departamento de Morazarán. Conservó su sencillez de campesino, sabía que la grandeza del hombre no es de apariencias sino la verdad. A sus padres: don Alejandro Ortíz y dona Exaltación Luna, ambos también gloriosos de su estilo campesino, están aquí entre nosotros. A ellos, lo mismo que a los parientes de los cuatro difuntos, nuestra condolencia. Vino a estudiar el P. Ortíz, en nuestro Seminario San José de la Montaña y yo tuve la dicha de ser el Obispo que lo consagré sacerdote. ¡Es la primicia de mi episcopado! Estrenó su sacerdocio en la comunidad de Zacamil, a la que amó siempre. Al momento de ser asesinado el P. Octavio Ortíz Luna, estaba en plena actividad.
Si se me pidiera cómo fue su ultimo día, lo puedo describir perfectamente: por la mañana, trabajando con los organizadores de la Semana de Identidad Sacerdotal para hacer una síntesis del rico mensaje que nos dejó esa semana; y por la tarde, en una reunión pro-Seminario que yo presidí. Octavio fue el que llevaba la coordinación; con una gracia muy especial sabía él llevar estas juntas y resultaban muy fructuosas. De ahí salió para San Antonio Abad a celebrar la misa del Patronato y, a continuación por la noche, a inaugurar o a dar puntos de reflexión a los treinta y tantos jóvenes, a los cuales la Madre Chepita después concretaba con dos preguntas la reflexión espiritual a la que se tenían que levantar el día en que "El Despertar" fue un despertar horrible, de muerte, para darnos este mensaje doloroso de hoy.

Este pueblo que está reflexionando aquí junto a la Catedral. Quiero reflexionar sobre las lecturas bíblicas -perdonen, no me voy a prolongar tanto- solamente para enfocar desde el Evangelio, desde la teología, desde la pastoral, nuestra realidad. Quiero ratificar que mis predicaciones no son políticas, son predicaciones que naturalmente tocan la política, tocan la realidad del pueblo pero para iluminarlas y decirles qué es lo que Dios quiere y qué es lo que Dios no quiere.


[...]

El pobre Octavio murió con la cara apachada. ¿Qué le pasó encima? No lo sabemos, pero el médico dice: "Murió de un aplastamiento". Para arreglarlo en la funeraria Auxiliadora tuvieron que hacer grandes esfuerzos, no pudieron dejarlo como era. Octavio ya se transformó, porque dio su cara por Cristo.




Gracias por llegar hasta acá...
Que tengan una linda semana.



Victor



5 comentarios:

Si las estrellas... dijo...

Conozco "El Despertar" y sus historias.

Sé que era muy chica, se que me falta mucho más por aprender. Me sigue la lógica cuando digo, que, sin embargo, a pesar de que de algunas cosas apenas me este enterando, que talvez hace unos años sali de miburbuja feliz; siento tanto coraje, tanta frustración, tanto dolor, por toda la inocencia, por toda la vida que se perdió en esos años turbulentos.

Ligia dijo...

Estos dos últimos posts tuyos (éste, y el anterior) han tocado fibras muy profundas. ¿Cuáles heridas cerradas?
Ya hacía falta leerte, y te debía un par de comentarios.
Éxitos, cipotío.

Karla dijo...

Ahhh... mira que no te habia leido antes, y me llamo la atención en el blog de "y si las estrellas" tu comment... que he venido y que hay muchas, muchas cosas... y poco mi tiempo, espero volver y y empaparme un poco más de lo que hasta ahora soy y me siento ajena..

El ojo de Adrián dijo...

Solicitando permiso para reproducir un fragmento de este post con el debido crédito al autor en la próxima edición de El ojo de Adrián (enero 2007), www. elojodeadrian,blogspot.com.

Victor dijo...

Adelante...