miércoles, 3 de octubre de 2007

¡Es la mera verdad amigos!

*




Eso que describe la caricatura me pasa desde hace varios años, y mas allá de eso, como que tener un vocabulario amplio repele a mucha gente de mi edad. A estas alturas ya me da igual, pero me mató de la risa que justo eso me pasaba desde chiquito y chaz! la caricatura aparece en el dia internacional del niño y la niña.



Ese día fue interesante, tenia ratos de que octubre no iniciara pareciendo octubre si no una extensión de agosto, por aquello de los temporales. Pero el lunes empezó el día con un vientecito propio de la época que mejores recuerdos me trae (fin de año escolar, vacaciones en casa de mis abuelos cuando estaba pequeño), y que también me pone un tanto nostálgico por no tener nadie en especial con quien compartir esos recuerdos pero eso es harina de otro costal.



El punto es que comencé a recordar la infancia y me reencontré gracias al youtube con algunas de mis series y caricaturas favoritas de cuando era un cipotío:


Cantinflas y sus amigos













El Coyote y el Correcaminos







MacGyver







Lobo del aire







Highlander







Los Halcones Galácticos/Silverhawks







Thundercats







He Man







Los pitufos









El Inspector Gadget







Pinky y Cerebro









El Capitan Cavernícola













Por cierto, casi se me sale una lagrima de emoción cuando encontré las de Cantinflas y sus amigos, pense que nunca más las volvería a ver.



El hecho es que la dichosa tira de Tute me puso a recordar mi infancia y todo lo que asociaba a esas caricaturas y series, los juegos que jugaba, qué sé yo. Cuando hay una llave que abre la memoria pueden salir cantidades de cosas que ya ni sabíamos que estaban allí. Curiosamente, al ver esos videos me acordaba bien de las canciones de muchos de ellos y con emoción las repetía.



Es tan rico poder volver a ser niño aunque sea por el minuto que dura esa cancioncita de Cantinflas y sus amigos. Es tan bonito volverse a conectar con la esencia de uno mismo, con eso que escondemos tras capas enormes de roles impuestos, de estereotipos autoinflingidos. siquiera pudieramos todos volver a conectarnos con ese niño interno un poco. Si pudieramos rescatar su capacidad de jugar, su apertura al mundo, la capacidad de asombrarse ante lo pequeño, la capacidad de ir al encuentro del otro, de darse sin poner restricciones adultas. Quizá encontraríamos en lo pequeño de nuestro niño o niña interno las respuestas a los problemas de gente grande que tenemos y que nos creamos a cada rato.



Bunga bunga, locos diamantes...



Victor

* La tira de Tute originalmente fue publicada aqui.

3 comentarios:

Gabriel dijo...

Esta buenisimo, tenìa ratos de no ver caricaturas que tenìan un sentido, que te dejaban algo, por lo menos la regañada por estar viendo tv y no hacer la tarea!! como vos decis bicho es lindo sentirse niño otra vezm dejando el trajin del diario vivir, donde se te pide encuadrarte en un estilo de vida predeterminada.. Felicidades a aquellos que aun podemos dejar volar la imaginación y a poyar a los pitufos contra gargamel.. Aunque con quien se quedó la pitufina?? o ella era como los mosqueteros?? incognitas sin resolver de una infancia torcida que tenían nuestros heroes!!! ya es mucho!! se quiere un chingo gorda!! Gabriel Gálvez

deuteronomius dijo...

Puya, mis respetos para Televisa cuando hizo "Cantinflas y sus amigos". Hay un montón de cosas que las aprendí ahí y no en la escuela.

Snipe dijo...

Hahaha yo de chiquito era igual, todo rebuscado para hablar. Respecto a las caricaturas, yo me estoy dando gusto bajando series que veía de niño... yo siento que no hay excusa para no ser niño actualmente, aunque sea por 30 minutitos al día.