lunes, 3 de septiembre de 2007

Después de Mario, ¿quién será el siguiente?

¿Qué podés decirle a los padres de un joven acribillado a balazos? ¿Qué palabras podés sacar para darles un poco de tranquilidad en ese momento en donde están tan desgarrados?

Cómo podes dar esperanza de que, con el tiempo, las cosas estarán mejor si la pregunta que se te cruza por la mente es... ¿y ahora quién de nosotros será el siguiente?

Quién de los amigos será abatido a balazos por un grupo de personas que decide que para satisfacer sus necesidades va a amenazar con armas para obtener los bienes de alguien mas, y de no hacer caso a sus amenazas, serán extinguidas sus vidas con la rapidez con que las balas vayan del cañón al cuerpo de ése amigo, pariente, conocido, desconocido. Quienes serán las siguientes diez personas que dejarán a una familia abatida por una muerte irracional, a muchas mas familias sumidas en el temor de que sus hijos o hijas pueden ser las siguientes víctimas de una ya perenne ola de violencia.

En El Salvador quizás hasta que sentimos de cerca los efectos de los asesinatos, nos hacemos conscientes de que nuestra ya frágil vida es aún más frágil en una sociedad en donde los mismos protectores son a su vez agresores, donde las autoridades son espectadores y cohechores de una epidemia de muertes que no debieron haber sido.

El sábado por la noche, mientras nos disponíamos a disfrutar de un plácido sueño con mi familia en las montañas de Ataco, un descanso merecido luego de unas semanas bastante intensas, llamaron al celular de mi papá para avisarle a mi papá de la muerte de el hijo de uno de sus amigos. En ese momento no se sabían detalles, ni era algo confirmado, pero ya de por si era una noticia espantosa, que se confirmó a la mañana siguiente.

Mario Amílcar Moreno, un cipote de 20 años, risueño, lleno de sueños y de vida, implicado en actividades que buscan mejorar las condiciones de vida de otras personas menos favorecidas, fue acribillado a balazos por un grupo de asaltantes (noticias 1, 2). Aún cuando yo no lo haya tratado en persona mas que algun par de veces, me duele su muerte, como me dolió la de Tambito, quien también fue víctima de la violencia en que sobrevivimos.

Para algunos, esta muerte puede ser una de las diez más que en promedio se dan a diario desde hace mas de un año en nuestro país, una cifra más del derramamiento de sangre que sufre nuestra sociedad, enferma aguda de violencia manifiesta, enferma crónica de violencia encubierta, armada en el corsé de una estructura social violenta, que florece en diez pétalos diarios de sangre.

Triste, triste país el mío donde, repito, ante una muerte como ésta no sólo nos preguntamos porqué si no además quién de nosotros será el próximo.


Victor

P.D. Que Dios, en su infinito amor reciba a Mario en su seno, perdone a sus victimarios y nos sensibilice a nosotros para decir basta ya a esta plaga de muertes sin sentido, que nos de valor para exigir un sistema de protección civil que funcione, un sistema judicial que imparta justicia y no sea el segundo estandarte de la corrupción de los órganos del estado luego de la Corte de Cuentas de la República.

Que feo es cumplir años dentro de ésta pena. Pero viviendo vencemos a la muerte, aún si nos rodea con su sombra.

7 comentarios:

carlos dijo...

hola victor
siento mucho la muerte de mario,

victor se que comprendes mi intencion con el movimiento basta; me gustaria contar con tu ayuda.

una de las ideas del movimiento es "inmortalizar" el recuerdo de las victimas en el recuento de nombres, para no verlos como cifras mas.

en este momento estaba a punto de incluir a mario en la lista de este dia, cuando vi tu post.
me gustaria un post mas amplio para
guardar la memoria de mario.
que tu lo escribas seria un honor

movimiento basta!!
http://mcv.ysifueraposible.org/

Mariolinocopinol dijo...

es un apena q sigan habiendo muertes innecesarias, lo siento por tu conocido.

Anónimo dijo...

Es sumamente lamentable lo que le pasó a Mario, yo no lo conocí, pero conosco a la mamá de uno de los jóvenes que estaba con él en el momento del "accidente"...Mis mas sinceras condelencias a la familia y a tod@s los que de alguna manera nos sentimos dolidos por las conductas inhumanas de algunos salvadoreños sin corazón.

Anónimo dijo...

Yo soy amigo mario, es injusto q sucedan tales cosas, voy a extrañar mucho al pinha, pero lo recordare siempre divertido, alegre bromista.. osea un chero buenisima onda!!! Dios llamo a su angel que estaba con nosotros, a la familia Moreno Gutierrez se que es irreparable la perdida..lo siento mucho.....
ahora es de darse cuenta el porque hay tanta delincuencia en nuestro pais,, nuestro "Gobiernito" no hace nada por evitar tales cosas..hasta cuando abriremos los ojos y nos daremos cuenta de la situacion... solomente la gente unida puede derrocar cualquier sistema...terminare con algo que se que a mario le gustaria escuchar ""FUCK THE SYSTEM"""

kito dijo...

yo conoci a mario desde los 6 anos y creo que fue una persona muy simpatica y un amigo de ... nunca lo veias triste, y siempre estaba para ayudarte... la verdad es una pena el no poder estar cerca de el en estos momentos... pero el sabe que siempre lo voy a llevar en mi corazon y ahora solo quedan los recuerdos de cuando saliamos en bicicleta, jugabamos trompo, e incluso peleabamos.. pero en fin Mario siempre estaras presente nunca te vas a ir

Anónimo dijo...

TE QUEREMOS MARIO

Anónimo dijo...

soy amiga de mario... nos conocemos de hace unos años... marito nos hara mucha falta, pero es un ejemplo de vida por sus cualidades siempre vivas, alegre, nunca triste, y algo q siempre recordare es la forma como te levantava los animos y te hacia reir...lo voy extrañar y no soy la unica, nos han quitado un angel pero me consuela saber q esta con Diosito... MARIO TE VAMOS A EXTRAÑAR! amigos como el es dificil encontrarlos y me duele su partida...