miércoles, 31 de diciembre de 2008

Solo contarles...

Mi último día del año ha iniciado con una reunión familiar para finalizar el año. 3 horas hablando de lo que ha pasado entre nosotros, de cara a que el año que viene lo hagamos distinto. La esperanza es el consuelo de los tontos, dicen. Pero yo elijo tener esperanza de que si ellos no lo hacen diferente yo si haré la diferencia. Es uno de mis propósitos del 2009, tonto si quieren, pero es mi elección.

Con ésta charla se me cumplió un deseo que tenía, decirle a cada uno de ellos lo que pensaba. Fue duro porque igual que dí, recibí mi parte, reconocí lo que me tocaba, aclaré y pedí perdón por mis yerros. Suena simple, pero no es fácil aceptar las regadas, no es fácil pedir perdón cuando la ofensa fue vivida en su momento como una defensa. Cada familia tiene sus particulares batallas en algún momento, la mía vivió ahora una especie de diálogo por la paz, ello pasó por decir la verdad, señalar los errores cometidos por cada quien, y aceptar las consecuencias de esos errores, el perdón vino con estas.

Esto ocurrió en mi grupo primario, se los cuento. Y les cuento que sueño con que mi país viva en algún momento un verdadero diálogo de ése tipo, pero ya más macro. En que salgan a luz las verdades, se señalen los yerros de cada quien, que se acepten esos errores y que con justicia, se asuman las consecuencias que no se hayan asumido, de ahi nacerá el perdón y el poder construir algo con más esperanza.
Es un sueño de hoy, ojalá y lo hagamos realidad un día porque lo necesitamos con urgencia.

Victor

3 comentarios:

JC dijo...

Me alegro por ti por esa reunión. El look de tu blog te quedó FABULOSO

Rodrigo Amaya dijo...

Excelente idea la de la reunion, que bueno que estes en dialogos de paz.
Y apoyo completamente lo que dice JC, el blog se ve excelente, saludos!

Carlos Alberto Minero Mendoza dijo...

Dios Quiera y todos trabajemos por ello (por el diálogo macro).